viernes, diciembre 9, 2022
.spot_img

-Publicidad-

Amnesia Estival

También te puede interesar

Agustín García: “El sector de la viticultura debe resultar atractivo desde el punto de vista económico para las nuevas generaciones”

“Hay que buscar mecanismos de ayuda para que el viticultor vea compensado su esfuerzo y sacrificio”

¿Cuáles son las raíces de Bodegas Tajinaste? ¿Cuándo y cómo nace este proyecto?

Bodegas Tajinaste es un proyecto familiar, estamos ubicados en La Orotava, concretamente en el barrio de La Perdoma. Un proyecto que surge cuando mis abuelos, Candelaria y Domingo, en la época de la posguerra adquieren una finca, la finca El Ratiño.

Una finca en la que actualmente reside la bodega y en la que ellos comenzaron a cultivar viñedos, elaborando sus propios vinos y comercializándolos a granel. Luego, cuando llegan mis padres en la época de los 70 y tras haber participado en diferentes formaciones, quieren darle una vuelta de tuerca al negocio y comienzan a embotellar sus primeros vinos a finales de los 70 principios de los 80 bajo la marca El Ratiño.

Posteriormente, con la Denominación de Origen del Valle de La Orotava, que surge en el año 1992, aparece la marca Tajinaste y comenzamos a elaborar una amplia gama de vinos.

Hoy en día contamos con diferentes marcas dentro del sello Islas Canarias y Canary Wine donde trabajamos el paisaje de las islas y elaboramos casi una veintena de vinos.

Elaboran diferentes tipos de vinos en diferentes zonas de la isla, ¿no es así?

Efectivamente. Tenemos un proyecto muy bonito en Valle Hermoso, en La Gomera, donde ponemos en valor la forastera blanca, una uva típica de allí. Y, por supuesto, trabajamos en diferentes ubicaciones de la isla de Tenerife, sobre todo en el norte, en La Orotava y Los Realejos, donde elaboramos vinos blancos, pero también trabajamos en Vilaflor, en Chirche, en la zona de Icod, de Tacoronte…

¿Qué hace que vuestro vino sea todo un referente en la isla de Tenerife?

Yo creo que nuestro éxito ha venido precedido por nuestra preocupación ante la materia prima, por tener una buena viticultura y sobre todo por trabajar pensando siempre en un criterio de calidad. En cada línea de vinos, hablemos de espumosos, dulces o secos, siempre nuestro criterio es el de la calidad.

¿Cómo ven el sector del vino en la actualidad? ¿Ha cambiado su consumo en los últimos años?

En realidad, somos bastantes positivos pensando en el futuro. Hemos plantado unas fincas preciosas en el Valle de la Orotava, como es la finca de La Asa y la finca de La Sabina, en las que tenemos un proyecto de casi 20 hectáreas de viñedo propio.

Asimismo, tal y como entendemos la viticultura hoy en día el modelo va a cambiar en una década, porque no hay relevo generacional en los viticultores y porque, de alguna manera, hay que buscar mecanismos de ayuda para que el viticultor vea compensado su esfuerzo y sacrificio.

Creemos que las administraciones deberían apoyar un cultivo sostenible, con tanta historia y valor etnográfico en nuestro archipiélago.

¿A qué cree que se debe el hecho de que los jóvenes no quieran pasar a formar parte de este sector?

A mí pensar hay otros sectores que no sufren esa carencia de relevo generacional, por ejemplo la superficie de aguacate no para de crecer a pesar de las dificultades que tenemos con el agua en Canarias, y a pesar de que no es un cultivo sostenible desde el punto de vista medioambiental. Pero el sector de la viticultura debe resultar atractivo desde el punto de vista económico para las nuevas generaciones, ahí es donde está el reto.

Si tenemos en cuenta que el motor de nuestra economía es en un 75% el turismo, el turista quiere una isla cuidada y bien conservada, por lo que no podemos olvidarnos del sector primario -la agricultura y la ganadería- que hace que nuestra isla y nuestro archipiélago sea mucho más atractivo. Ahora que está tan de moda el km 0 y la cocina de proximidad hay que poner en valor al agricultor, al viticultor y al ganadero.

Incidiendo en el consumo de productos de proximidad. Bajo su perspectiva, ¿está apostando la sociedad canaria por el vino de la tierra?

Yo creo que cada vez hay más consciencia y a pesar de que hemos hecho buenas labores de exportación y nuestros vinos se venden en Estados Unidos, Canadá, Reino Unido y Alemania, creo que nuestro gran mercado es Canarias.

Al final, no solo el canario sino el turista que viene cada vez demanda más el producto local y eso ha sido lo que ha obligado al hostelero o restaurador a defender la carta de producto local. Es un cambio maravilloso que ha hecho que el sector se siga dinamizando.

¿Qué objetivos tiene la bodega para lo que queda año?

Para lo que queda de año, ahora que estamos inmersos en la vendimia, el objetivo es terminar con una buena campaña, que tengamos buenas fermentaciones y unos vinos excelentes. Queremos dar a conocer nuestras referencias en diferentes presentaciones a las que asistiremos en península y Canarias, acercando el vino al público y haciéndolo accesible. Tenemos que pensar en el producto canario con orgullo y consumir producto local pensando en que estamos apostando por nuestro sector, nuestro territorio y nuestra economía.

- Publicidad - spot_img

Publicidad

Últimas noticias