miércoles, noviembre 30, 2022
.spot_img

-Publicidad-

Amnesia Estival

También te puede interesar

Alicia Vanoostende: “Necesitamos que la Ley de la Cadena Alimentaria sea lo más transparente y justa posible”

Agrocanarias está enfocada a los canarios y canarias de las ciudades de nuestras islas

Indudablemente, vivimos tiempos complicados. No terminábamos de salir de la pandemia cuando nos hemos encontrado con una guerra que ha acarreado numerosas consecuencias también para el sector primario. Usted que está en constante contacto con el sector, ¿cómo se está viviendo esta situación en la que nos consta que el Gobierno de Canarias ha intentado poner su grano de arena ayudando a paliar las graves circunstancias?

Sí, es verdad que han sido hechos sucesivos y dañinos. Además, entremedio hemos tenido al volcán de La Palma que ha afectado de forma importante al sector primario.

Nuestros esfuerzos se han dirigido a resolver estos problemas puntuales que estamos teniendo, además de seguir con el trabajo constante y los proyectos de legislatura que habíamos planteado y que se han retrasado un poco, porque hemos tenido que lidiar con todas estas crisis y buscar soluciones a todos estos hechos puntuales.

Ahora, con la guerra de Ucrania, hemos sufrido elevadas subidas de costes, sobre todo en el sector ganadero, aunque también estamos empezando a hablar de subidas de costes en el resto del sector primario -insumos, productos fitosanitarios, agua, electricidad-. No obstante, es verdad que el efecto más importante se ha producido en la ganadería, precisamente porque los forrajes han subido muchísimo, se han duplicado y, sin duda alguna, el coste de los forrajes es el mayor coste que soporta una explotación, con lo cual es aún más grave el efecto que tiene sobre la misma.

Nosotros, desde el Gobierno de Canarias, hemos aportado 14 millones de euros en ayudas y seguimos trabajando para poder hacer modificaciones puntuales y mejorarlas. Hemos otorgado un 20% más de ayudas este año y estamos esperando la autorización excepcional de Bruselas para poder hacer las modificaciones presupuestarias, buscar los fondos y poder hacer los pagos ya mejorados.

¿Cómo reciben las organizaciones agrarias estas circunstancias? ¿Cuáles están siendo sus principales demandas?

Sus principales demandas pasan porque se les compensen esas subidas de precios y que se busquen alternativas a esos productos. En el caso de la ganadería está claro, hay que buscar alternativas a los forrajes que vienen de fuera. Si es verdad que después de tantos años de dependencia del exterior es complicado poder tener producción local. En esto también estamos trabajando con los Cabildos para poner en marcha proyectos piloto en cada isla y tener cada vez más forrajes propios, pero sí es verdad que eso es un trabajo a medio-largo plazo, no es un trabajo que resuelva el problema puntual que tenemos ahora.

Hace prácticamente un año de la erupción del volcán de La Palma y uno de los sectores más afectados fue el sector primario, con una grave implicación del sector platanero y del aguacate. Han sido muchísimos los esfuerzos en este sentido. ¿Qué le transmiten en la actualidad los representantes del sector primario de esa zona de La Palma que se ha visto tan afectada?

La verdad que han sido meses complicados para todos. Por un lado, por las fincas afectadas por la lava y, por otro, por las dificultades para acceder a la zona sur de la colada.

Algunas fincas no estaban sepultadas, pero estaban llenas de ceniza, se ubicaban en zonas donde ya no había agua, donde no había accesos rápidos, sino que los agricultores tenían que hacer viajes de 50 minutos o, incluso, una hora y media, con los problemas de gases que habían, con autorizaciones especiales, habían días en los que no se podía acceder…

Ahora parece que se están empezando a ver resultados gracias al agua desalada en la que el Gobierno de Canarias invirtió. Se está empezando a plantar la zona ubicada al sur de la colada, pero todavía nos queda por delante mucho camino hasta que podamos tener una garantía del 100% del agua. Estamos teniendo muchos problemas, las desaladoras tienen averías, hay cortes de agua y los agricultores han tenido que ingeniárselas con los depósitos de aguas que ya tenían para solventar estos problemas con mucho esfuerzo, dedicación y, por supuesto, con mucho coste.

Desde la Administración trabajamos en compensar las pérdidas de producción del sector platanero, pero también de todos los demás sectores. Además, trabajamos en subvenciones para recuperar esos cultivos ubicados al sur de la colada.

¿Hay una fecha estimada en la que calculan que se podrá volver a unos niveles pre-erupción?

La zona al sur de la colada, que está afectada por la ceniza, esperemos que al cabo de un año pueda empezar a producir en cantidades importantes. El problema es la zona que se quedó sepultada bajo la ceniza, más de 200 hectáreas, que habrá que recuperarla. Se están haciendo estudios de viabilidad sobre la recuperación de esa zona. Un estudio que queremos tener listo para finales de este año o principios del año que viene y, a partir de ahí, habrá que ver cómo se reconstruye, pero no tenemos un plazo exacto. No sabemos cuándo se podrá construir sobre la lava que está aún caliente, son cuestiones que nos van a limitar y habrá zonas que tendremos que esperar años para poder recuperarlas.

Hace días usted firmó con el Ministerio un convenio para la gestión compartida de la Reservas Marinas del archipiélago. ¿Qué va a implicareste convenio? ¿Qué beneficios va a aportar a la gestión y conservación de las Reservas Marinas de Canarias?

La gestión conjunta de las Reservas Marinas aporta una mayor eficiencia y eficacia a la hora de gestionar. Hay Reservas Marinas que comprenden aguas interiores y exteriores y, por tanto, sin esa gestión conjunta seríamos poco eficaces.

La Consejería ha hecho hincapié en muchas líneas de trabajo durante estos 3 años y no solo ha intentado ser una Consejería que emita ayudas y subvenciones, sino una Consejería que pone en valor el producto canario y de ahí su éxito, que se ve con la afluencia de ferias agroalimentarias como Agrocanarias que no ha hecho sino cosechar éxitos. ¿Están satisfechos con esta línea de trabajo donde se hace partícipe al ciudadano y se genera un vínculo mayor con el producto canario?

Sí. El objetivo era acercar el producto local al ciudadano, que lo encontrase el fin de semana cuando fuera a pasear por la ciudad y que no tuviese que buscarlo, sino que lo encontrara y que, además, fuese llamativo para que invitase a compartir, a entrar y a disfrutar.

Yo creo que lo hemos conseguido, en un entorno muy amable, con zonas verdes, zonas para niños, zonas de catas, con stands donde probar productos canarios, con música. Lo que queríamos era que, con la excusa de pasar un rato agradable con la familia y los amigos encontrar y poner en valor al producto local.

Antiguamente, Agrocanarias era una feria muy orientada al sector primario, hacia los productores, y hemos querido darle una vuelta, poniendo el foco en el productor y en el producto. Antes se hacía en una sola isla, ahora queremos que sea rotatorio, porque entendemos que es una oportunidad digna de llevar a todas las islas.

Está siendo un éxito, es un formato moderno, ameno y, al final, con la excusa de pasar un rato agradable, estás en contacto con el producto local.

Hay también una línea de trabajo con esos productores y empresarios innovadores. ¿Hay empresas del sector primario innovadoras en Canarias?

Sí. Hay muchísimas empresas innovadoras en Canarias y este tipo de eventos sirven de escaparate para que se dé a conocer el uso de productos como, por ejemplo, el higo pico, con cualidades antioxidantes. Tenemos que reinventarnos y redescubrirlos. Forma parte de buscar un nicho de mercado para cada producto, de buscar una oportunidad de negocio, un producto diferente y distinto al resto.

Tenemos ayudas para la innovación y el desarrollo, que es verdad que no son de las más solicitadas, pero resultan interesantes para aquellas empresas que quieran promover la I+D. Creemos que por ahí pasa el futuro, por la calidad y la innovación.

Cada vez que tenemos la oportunidad de hablar nombramos este tema que vamos a comentar ahora y no es otro que el relevo generacional. Parece que después de la pandemia los jóvenes también se han acercado al campo, ¿se ve un mayor número de jóvenes canarios implicados en trabajar en el sector primario? ¿Cuáles están siendo las medidas para acentuar que cada vez sean más los que decidan trabajar en esta vertiente?

Por supuesto seguimos preocupados con la situación del relevo generacional, porque la edad media de las personas que trabajan en este sector es muy alta. Y, efectivamente, seguimos haciendo esfuerzos muy importantes para atraer a los jóvenes a este mercado. Entendemos que es un mercado con oportunidades de negocio, a pesar de las condiciones por las que está atravesando ahora, que no son las mejores.

Es verdad que en Canarias es muy difícil acceder a este mercado ante los precios del suelo o del agua, pero en ese paquete de medidas para el acceso al mercado de jóvenes agricultores y ganaderos vemos como año tras año tenemos más jóvenes que se interesan por él.

Durante esta legislatura hemos hecho de las mayores inversiones en las infraestructuras de capacitación agraria y de los institutos marítimo-pesqueros, promoviendo una formación profesional de calidad. Además, este año comenzamos con la formación dual, proporcionando prácticas en empresas para que los jóvenes puedan acceder al mercado laboral a la par que estudian. 

¿Se ve un aumento en el número de alumnos?

Se mantiene constante. Hay módulos que tienen más demanda que otros. Este año hemos reforzado con un aula más el Instituto Marítimo-pesquero de Arrecife por la alta demanda que tenía y vamos intentando adaptar la formación a la realidad del sector.

¿Qué objetivos se marca esta Consejería para el último cuatrimestre del año?

En primer lugar, queremos dejar el Plan Estratégico de Soberanía Alimentaria ya plasmado y redactado, es un diagnóstico profundo del sector agroalimentario de Canarias y tenemos un documento base que en un mes tendremos consensuado y que sentará las bases para mejorar la soberanía alimentaria en Canarias.

Esperamos también terminar la legislatura, por un lado, con los diagnósticos de regadío que hemos hecho en cada una de las islas y por otro lado, con esos planes con el Gobierno de España para hacer inversiones en todas las obras de interés general históricas que por fin se están desbloqueando y van a ser una realidad.

También queremos dejar el mayor número de explotaciones ganaderas legalizadas. Hemos promovido un salto cuantitativo en las explotaciones ganaderas legalizadas y es un objetivo de la legislatura poder ofrecer seguridad jurídica a los ganaderos en su trabajo.

Y, por último, necesitamos que la Ley de la Cadena Alimentaria sea lo más transparente y justa posible.

- Publicidad - spot_img

Publicidad

Últimas noticias