domingo, septiembre 19, 2021
- Publicidad -spot_img

También te puede interesar

Emprendedor XXI

El virus de McAfee

El efecto Elon Musk

Madoff y Bitcoin

Canarias: Fondos Europeos y la diversificación

- Publicidad -

Desde el inicio de la pandemia, hemos escuchado innumerables voces principalmente del público hablando de la diversificación de la economía canaria y de la necesidad de no depender exclusivamente del turismo.

Esto no es nuevo y forma parte del debate de la sociedad canaria desde hace muchísimos años, tanto desde la perspectiva del modelo turístico como de la dependencia de este sector. Ahora se han visto intensificado por el impacto que ha tenido el COVID en el sector turístico y sus consecuencias en el empleo directo e indirecto de las islas.

Yo siempre he pensado que los empresarios canarios no son ni más tontos, ni más listos que el resto de los empresarios del mundo. Creo que, si existiera una oportunidad de mejora tan clara de la productividad o del nivel de servicios en un mundo tan global como en el que vivimos, alguien la hubiera aprovechado como ventaja competitiva para rentabilizar mejor sus inversiones ya realizadas en Canarias. Es más, la industria canaria del turismo es extremadamente competitiva, ya que es de las pocas industrias que compite en un mercado global en precio y nivel de servicio.

Nuestros antepasados faltos de oportunidades en Canarias no dudaron en jugarse la vida para emigrar a Cuba y posteriormente a Venezuela. Creo que no hay mayor ejemplo de que no somos un pueblo conformista y sin capacidad de sacrificio para sacar adelante a nuestras familias sea cual sea el lugar del mundo en el que esté la oportunidad de progresar o mejorar.

Entonces, ¿por qué se habla tanto de la transformación digital y de la innovación en el turismo para sostenerse como destino turístico? ¿Por qué se habla de la diversificación de la economía canaria, como si fuera tan evidente que nadie ha sido capaz de llevarla a cabo?

Pues sinceramente no tengo una explicación rotunda a esta pregunta y tampoco daría este artículo en extensión para desarrollar una contestación fundamentada. Personalmente no dudo que la financiación de este tipo de iniciativas no tenga de fondo buena voluntad, pero también pienso que la administración no tiene la capacidad de gestión ni de predicción sobre qué acciones, tecnologías o formas de organizarse van a generar un mayor valor a los clientes finales y por tanto una mejora en la posición competitiva de las empresas en canarias. Bastantes problemas tiene ya la administración para cumplir con sus propias normativas y obligaciones como por ejemplo las de administración electrónica, como para ser un ejemplo para terceros. Como dice Jordan Peterson en su libro de “12 Reglas para Vivir”, antes de salir a cambiar el mundo, tienes que ser capaz de al menos mantener tu habitación ordenada.

Cabe resaltar que los empresarios no han invertido en estas iniciativas de motu proprio en el pasado, ni con financiación propia ni de terceros (bancaria o de inversores) y que solo lo harán potencialmente con estos fondos de las administraciones públicas europeas. Quiero pensar que no lo han hecho en el pasado, porque la inversión no justificaba los beneficios de esta, ni en reducción de costes, ni en nivel de servicio a sus clientes.

Voy a traer a colación un informe de realizado por Corporación 5 sobre el “Impacto de la ZEC sobre el tejido socioeconómico de Canarias” realizado en 2016. Concretamente cito este informe ya que es de la poca documentación que he encontrado sobre el resultado directo y la eficiencia de las políticas públicas sobre el empleo en canarias (https://canariaszec.com/wp-content/uploads/Estudio-impacto-econ%C3%B3mico-ZEC.pdf).

En una de las tablas del citado informe se desglosa la inversión realizada en cada instrumento por parte de la administración y su impacto sobre el empleo. Concretamente se comparan los Fondos estructurales europeos, la Reserva para inversiones en Canarias y la Zona Especial Canaria. La ZEC como instrumento para generar empleo en canarias es claramente superior al resto de iniciativas y fondos empleados por la administración. Concretamente triplica la eficiencia en el impacto sobre el empleo al resto de las inversiones realizadas.

La ZEC no es otra cosa, que un marco de baja tributación cuyos incentivos están relacionados con el empleo. La intención de fondo es la generación de un marco fiscal atractivo para que las empresas se instalen en canarias. Como contrapartida, estas empresas tienen que realizar una serie de inversiones en canarias y tener un mínimo de empleados para poder beneficiarse de este régimen fiscal, que es el mejor de Europa (un 4% sobre el impuesto de sociedades).

Creo que es bastante legítimo preguntarse, porqué no se profundiza y amplía este tipo de iniciativas como la ZEC a otros ámbitos dada su eficiencia sobre el empleo por euro invertido, si realmente tal y como se desgrana del “Plan de Recuperación, Transformación y Resilencia” (https://www.gobiernodecanarias.org/cmsgobcan/export/sites/presidencia/descargas/210115-Plan-Reactiva-Canarias.pdf) uno de los ejes esenciales del plan es el mantenimiento y la recuperación del empleo. También creo que es bastante legítimo preguntarse, como es posible que otros países puedan competir con Canarias en la atracción de empresas con estas ventajas fiscales y que no tengamos a medio mundo tocándonos en la puerta para instalar sus compañías en canarias. Todo esto en un marco donde en España se acusa a Madrid de dumping fiscal frente a otras regiones españolas, como motivo de la atracción de empresas y talento.

Yo particularmente hablo a lo largo del mes con muchas startups e inversores, ya que por suerte colaboramos con muchas empresas en diferentes lugares del mundo. Cuando explicamos nuestro régimen fiscal tan atractivo, tengo que confesar que todavía en estos dos años, ninguna empresa o inversor nos ha preguntado en profundidad sobre esta oportunidad para utilizarla.

Mi particular visión, aunque probablemente sesgada por la información que recibo es que uno de los grandes problemas que tenemos es la seguridad jurídica. El problema de las deducciones fiscales del cine con las producciones internacionales ha hecho bastante daño en los inversores. También la falta de cercanía con el regulador (hacienda) como en otras jurisdicciones internacionales creo que es otro tema muy relevante. Las empresas quieren cumplir con sus obligaciones y los inversores quieren garantía de un marco jurídico estable, claro y sin cambios. Una mejor relación y cercanía con el regulador, ayudaría a generar confianza sobre las inversiones realizadas y no espantar a los inversores con cambios de criterios sobre la fiscalidad. Se necesita colaborar más estrechamente entre todos para aprovechar las bondades de los instrumentos fiscales. Recordemos que los inversores tienen marcos fiscales donde pagan más impuestos que en canarias a cambio de la seguridad jurídica, donde incluso las consultas por correo electrónico con el regulador son vinculantes.

Creo que sería interesante incorporar el teletrabajo en las condiciones de la ZEC lo antes posible y darle una vuelta a usarlo como herramienta de atracción del talento del exterior. Hasta ahora no podíamos competir con algunos lugares del mundo que eran polo de atracción de talento, pero con el teletrabajo sí que podemos.

No solo para que estas personas puedan vivir en Canarias, sino como una herramienta para que las empresas puedan atraer al talento internacional necesario para hacerlas crecer de forma global e incorporar know-how. Ese know-how especializado redunda de forma indirecta en la capacitación de los trabajadores locales y en las empresas donde a lo largo de su vida puedan desarrollar su actividad profesional en canarias, incrementando su competitividad.

Ya que no podemos tener un régimen fiscal especial en el IRPF para los trabajadores en canarias y competir en renta disponible frente a terceras regiones y países para retener y atraer talento, creo que este mecanismo de incentivos sería interesante para la instalación de empresas innovadoras en canarias y que estas atraigan este know-how aunque no resida en Canarias.

Por último y siendo consciente de las limitaciones que nos ha impuesto Europa, creo que estamos perdiendo una oportunidad en el sector Fintech y Blockchain dentro del régimen de las ZEC. El futuro del negocio del dinero tiene que ver más con las innovaciones de plataformas de software, que con la intermediación tradicional del sector bancario. Ojalá pudiéramos competir a nivel global para atraer a estas empresas e inversores.

La pandemia ha traído grandes problemas, pero también ha puesto de manifiesto grandes oportunidades. Aún con todos los problemas anteriores, los incentivos relacionados con los beneficios y el empleo son muchísimo más eficientes que las ayudas dirigidas en planes por las administraciones públicas, comportándose como oráculos sobre donde debería hacer esfuerzos el sector privado. Si no hay beneficios, no hay incentivo fiscal, luego ya se cuidarán las empresas de buscar la financiación y el negocio para ser lo más competitivas y eficientes. Aquí ganamos todos, ya que hay más empleo cualificado para el presente y el futuro, más posibilidades de atraer empresas e inversión externa y menos coste para la administración en los incentivos y políticas públicas. Hay que competir a nivel global como destino para las empresas, inversores y trabajadores.

Creo que lo único que explicaría que este tipo de políticas no se lleven a cabo, es que los propios políticos y lobbies empresariales prefieran tener la potestad de decidir en que es mejor gastar el dinero público, obviando los intereses de los ciudadanos y de las empresas, y la eficiencia de estas políticas. Si no, no tendría explicación la falta de medidas más eficientes para las arcas públicas y el empleo como las demostradas por marcos como los de la ZEC ampliándose a otros sectores y empresas.

Es importante que hagan una breve revisión crítica del plan de recuperación que se ha presentado. Juzguen ustedes mismos y no se olviden de analizar cuál fue su resultado una vez implementado en los próximos años. No sé si el éxito del plan será determinante para nuestro futuro, pero si fracasa y no rentabilizamos esta inversión, sí que condicionará nuestras vidas y la de los más jóvenes, porque al final todo lo prestado, alguien tendrá que pagarlo.

- Publicidad - spot_img
- Publicidad -spot_img

Últimas noticias