lunes, septiembre 26, 2022
.spot_img

-Publicidad-

Amnesia Estival

También te puede interesar

Carmen Hernández: “Necesitamos al sector empresarial fuerte y a una Administración fuerte y eficaz que responda en plazos razonables”

“La Administración funciona si hay una estructura de funcionarios competentes, con ganas de trabajar y con un grupo político que impulsa”

Nos metemos ya en septiembre, en la última parte del año. ¿Cómo ha ido este 2022? ¿Qué se siente en el municipio? 

En Telde, como en toda Canarias y el mundo entero, hemos sufrido una dura pandemia que todavía tiene sus derivadas, no solo económicas, sino sociales y emocionales. En general, nuestro municipio ha pasado por etapas muy duras, en 2015 encontramos un ayuntamiento en quiebra técnica y económica y con muchísimas dificultades. Empezamos el 2020 bien, porque acabamos con las deudas 12 años antes de lo previsto, con lo cual comenzamos a diseñar el plan de recuperación de nuestra ciudad, con el objetivo de mejorar la calidad de vida de nuestros ciudadanos y ciudadanas, en primer lugar a través de los servicios sociales.

Somos un grupo de gobierno muy comprometido con la parte social, con las personas más vulnerables, y nos volcamos en mejorar paulatinamente los servicio públicos tan deteriorados y castigados por todos los años que tuvimos de ajustes y de recortes provocados por la crisis del 2008 y por los planes que se asumieron en periodos anteriores.

En este sentido, para nosotros 2022 es un año de recuperación, porque hemos podido invertir en la ciudad y eso lo notan los ciudadanos y todos los que vivimos en Telde.

¿Cómo se hace para acabar con una deuda histórica sin renunciar a la inversión en la parte social?

Algunos medios lo han calificado como “El Milagro de Telde” porque, efectivamente, en el año 2015 éramos la cuarta ciudad más endeudada del Estado, con una deuda bancaria que superaba los 110 millones, más de 50 millones que debíamos a expropiados y más de 10 millones que pagamos a proveedores.

Primero fuimos a Madrid y explicamos la situación, dijimos que íbamos a crear un plan de viabilidad como se hace con una empresa, es decir, debíamos conocer nuestros ingresos, nuestros gastos y nuestras prioridades. Desde el minuto uno priorizamos asuntos sociales, fuimos el primer municipio en los años 2015-2016 que firmamos un convenio con Endesa para evitar uno de los problemas que me encontré cuando llegué como Alcaldesa, los cortes de luz. Por tanto, ya por ahí comenzamos a solucionar lo básico y desde entonces no hemos parado de diseñar estrategias y políticas.

Recientemente hemos aprobado una mini renta, Telde tiene desde hace unos meses una pequeña renta, que es una asignación económica mensual durante un tiempo determinado para recuperar el control de las vidas de las familias.

Cuando me preguntan cómo hemos hecho el milagro económico de Telde siempre digo que estableciendo alianzas. Primero con los funcionarios, porque un político puede tener la mayor voluntad del mundo, pero debe tener detrás a trabajadores y trabajadoras que se comprometan con su objetivo. También alianzas con otras Administraciones ante las que habíamos perdido credibilidad y, por supuesto, con los juzgados, alianzas que hemos cumplido y conseguimos por ello la felicitación de los juzgados, puesto que Telde firmó una especie de contrato (plan de pagos) con los juzgados para saldar la deuda por expropiados en 8 años y la saldamos en 4 años. Y luego, evidentemente, con el tejido empresarial de nuestra ciudad para que nos diera un voto de confianza en cuanto a los plazos, somos un municipio que damos licencias para negocios con mucha agilidad.

Las empresas, especialmente cuando son temas de construcción, se quejan de que hay trabajo y consiguen trabajadores, pero el problema es la falta de agilidad de la Administración. En cambio Telde tiene la buena fortuna de no entorpecer el trabajo de las empresas en ese sentido…

Sí. Por estos temas históricos de las políticas de derecha y de izquierda parece que la izquierda solo se compromete con el ámbito social y la derecha con el sector empresarial, creo que eso es una falsedad. Nosotros somos un gobierno progresista muy comprometido con la mejora social de toda la ciudadanía, tenemos claro que las administraciones nos nutrimos de impuestos y para ello necesitamos actividad económica, tanto de los propios ciudadanos como de las empresas.

Además, queremos ayudar a la generación de empleo y para eso es fundamental ir de la mano del sector empresarial. Es una torpeza pensar que el empresario es el adversario de la Administración, tenemos que trabajar de la mano. Necesitamos al sector empresarial fuerte y una Administración fuerte y eficaz que responda en plazos razonables. Las Administraciones han sufrido mucho, la crisis del 2008 se salvó desmantelando lo público y congelando la contratación de empleados públicos, de modo que durante una década no hemos podido contratar a aquellos trabajadores que se han ido jubilando y eso se nota. La Administración funciona si hay una estructura de funcionarios competentes, con ganas de trabajar y con un grupo político que impulsa.

Vemos como hay nuevas inversiones en Telde, se abren nuevos supermercados, nuevas empresas deciden abrir y consolidarse allí. ¿Seguirá siendo esta una línea central en la política del municipio?

Hay una cuestión muy importante que es la credibilidad y la seguridad jurídica, ningún inversor se asienta en un lugar en el que va a tener problemas. Telde tuvo una etapa de corrupción en la que solo se trasladó a la población el problema del dinero que se cobró de más, pero hay un daño invisible que es la reputación.

La Administración perdió su reputación y nadie confiaba en ella. Nosotros lo primero que hicimos fue ejercer el gobierno desde la seriedad y el rigor, cumpliendo nuestra palabra, lo que genera confianza y credibilidad, y estoy convencida de que es una de las razones por las que en los últimos 6-7 años Telde ha sido el municipio con mayor in- versión de grandes empresas. También es cierto que las licencias son muy ágiles, con una tardanza de 2-3 meses.

Estamos pasando un momento delicado en el que, tanto empresarios como vecinos, sufren el incremento de los precios, hay empresas que han tenido problemas para surtirse de materiales y han subido los presupuestos de las obras, ¿les preocupa como Ayuntamiento esta situación?

Resistimos porque nos coge en un momento bueno y de estabilidad política. No quiero pensar cómo nos hubiera cogido esta crisis si nos hubiéramos mantenido endeudados. Hemos tenido que dejar algunos concursos de obras, porque la crisis inflacionista ha hecho que, por ejemplo, el hierro se haya disparado en más de un 40%, nos ha pasado también con el asfalto. Lo que estamos haciendo es revisar los contratos e invertir más dinero, pero insisto, no lo estamos sufriendo de una manera agobiante, porque nos coge en una situación económica favorable.

Lo que peor estamos sufriendo es la falta de personal, yo soy de las que creo que España necesita una transformación profunda de la normativa que regula al empleado público. Hay que agilizar el acceso del empleado público, no puede ser que este proceso pueda durar hasta 2 años. También creo que necesitamos simplificar la normativa que regula los procedimientos administrativos, no hemos parado de hacerlo cada vez más complejo y va contra la eficiencia de la Administración. Al final, lo que parece es que las leyes están creadas para que en la Administración no se mueva un papel y perjudican tanto a las empresas como al ciudadano.

Yo tenía la esperanza de que con los Fondos Europeos el Estado se planteara esta reforma, porque dificulta mucho, pero no lo ha hecho y es una tarea que hay que emprender cuanto antes. La ciudadanía cada vez entiende menos, yo tampoco lo entiendo, la cantidad de papeles y procedimientos tediosos, un expediente sencillo lleva varios informes e, insisto, si en otros países más seguros jurídicamente lo hacen estoy convencida de que lo podemos hacer nosotros.

Queda muy poco para el final de esta legislatura, contra todo pronóstico se ha pasado muy rápido porque nos ha pillado la crisis del COVID por medio, ¿qué proyectos le gustaría tener a usted desarrollados o al menos en marcha de aquí al final de la legislatura?

Este año no he cogido vacaciones en agosto precisamente por eso, porque he querido hacer un seguimiento personalizado a algunas cuestiones que sí que quiero que queden culminadas antes de acabar este periodo, entre otras razones porque me gusta acabar lo que empiezo y me da tranquilidad.

Primero, el Mercado Municipal, cuya obra está avanzada y que nos gustaría poner en marcha cuanto antes. En la misma línea, hay una nueva piscina, una infraestructura de ocio y deporte muy moderna en la que estamos en la última fase con Endesa para la conexión de la luz y si nada lo tuerce podrá estar operativa en los próximos meses.

Asimismo, tenemos un proyecto muy transformador en la costa de Telde en el que se incluye un nuevo parque de costa y la renovación de la avenida. Hemos habilitado una parte de la avenida y hemos parado la segunda fase de la obra para que no afectara a la restauración, porque siempre estamos pensando en el sector económico.

Por otra parte, hemos asfaltado los núcleos de mayor población de la ciudad y con la renovación del 80% de los parques infantiles antes de acabar el mandato me quedo con la satisfacción de cerrar una etapa dejando una ciudad saneada, con mejores servicios de los que me encontré en un inicio y confiando en que los ciudadanos mantengan la confianza en nosotros para continuar con este proceso de mejora.

- Publicidad - spot_img

Publicidad

Últimas noticias