domingo, enero 29, 2023
.spot_img

También te puede interesar

Comercio electrónico en Canarias

¿Cómo se tiene una empresa dedicada al comercio electrónico en Canarias? ¡Pues con dificultad! Pero antes de meternos en materia, analicemos un poco el escenario en el que desarrollamos nuestra actividad en la actualidad.

Según los datos del Observatorio Nacional de las Telecomunicaciones y la Sociedad de la Información (ONTSI) en su Dossier de Indicadores de Comercio Electrónico de junio 2020, Canarias es dentro del contexto de las comunidades autónomas españolas la que presenta un menor índice de individuos que usan el comercio electrónico con un 48%. No obstante, en 2020 ya el crecimiento de usuarios que utilizaban este medio de compra, aumentó entre un 20 y un 25% llegando a alcanzar los 2.250 millones de euros.

El 52% de la población entre 15 y 75 años (unos 926.000 canarios) compra en internet, un canal en continuo crecimiento y que ya representa más de un 5% del PIB de Canarias, según el Observatorio Canario de las Telecomunicaciones y la Sociedad de la Información (OCTSI) del Gobierno de Canarias en su informe de comercio electrónico en Canarias 2021, en el que se analizan los datos del 2020.

El perfil de comprador habitual en Canarias sería el de una persona menor de 45 años, con estudios de Formación Profesional o universitarios, con ingresos medio-altos o alto. Por otro lado, las categorías más demandadas en Canarias son “ropa, zapatos o accesorios”, “software y sus actualizaciones”, “entregas de comida de restaurantes”, “películas o series”, “entradas a eventos culturales” y “muebles y accesorios para el hogar”.

Por lo tanto, nos encontramos con una realidad de la que desprendemos la clara necesidad de desarrollo en lo que a la cultura de uso del comercio electrónico se refiere. ¡Bien! Porque además verificamos que está en auge, sobre todo tras la pandemia de la COVID – 19, que obligó a los rezagados en este aspecto, a actualizarse y usar las herramientas adecuadas. No obstante, desde el punto de vista del marco normativo, ¿estamos preparados para que una empresa canaria crezca y esté al mismo nivel que cualquier empresa española para exportar sus productos al resto del territorio Nacional? ¡Vamos a valorarlo! En primer lugar, supongamos el caso de una empresa de retail canaria, que además produce sus productos en Las Islas.

 Primero tiene que traer los materiales necesarios para la fabricación de los mismos (tejidos, hilos, fornituras, etc), porque la mayor parte de ellos, no se encuentran aquí. Costes: Despacho de salida de Peninsula Despacho de entrada en Canarias DUA de importación 7% (salvo en casos especiales) de IGIC Importe de paquetería. Tras la fabricación del producto, vende On Line en Peninsula y envía el pedido al cliente final.

Costes: Despacho de salida de Canarias Despacho de entrada en Peninsula DUA de exportación 21% IVA Importe de paquetería En Segundo lugar, Empresa de la misma naturaleza, que produce sus productos en La Peninsula y vende en territorio Peninsular. Compra todos los materiales en dicho territorio y los traslada hasta sus instalaciones: Costes: SOLO 21% de IVA Tras la fabricación del producto, vende On Line en Peninsula y envía el pedido al cliente final: Costes: SOLO 21% de IVA Evidentemente no competimos en igualdad de condiciones. Y por muchas medidas para fomentar el desarrollo electrónico de las empresas canarias que el Gobierno quiera implantar, este es el problema de base.

¡NO SOMOS COMPETITIVOS! Al final, nos vemos obligados a reducir márgenes y hacer contabilidad de costes exhausta para hacernos un hueco en el mercado, sabiendo que no obtenemos la misma rentabilidad que cualquier otra empresa nacional. Por todo esto, llegados a un punto de crecimiento, las empresas canarias se ven obligadas a crear un domicilio fiscal en Peninsula, fabricar desde núcleos más industrializados y trasladar su centro empresarial. Esto es, sin duda, una pérdida de recursos importante para Canarias porque se dejan de crear puestos de trabajo cualificados en Las Islas, se comienza a pagar impuestos en otras comunidades autónomas y a generar riqueza fuera del territorio canario.

Quizás valorando bien la perdida futura, contraponiéndola con la recaudación actual, y atendiendo al problema de raíz, construyamos una economía más diversificada que dependa menos de la industria turística y por lo tanto más rica y mayor preparada para enfrentarse a futuras crisis y desajustes mundiales. ¿Tú qué crees?

RAQUEL HAMMERHOJ

 CEO HAMMERHOJ DESIGN DIRECTORA DE DREAMER MARKET

Artículo anteriorTengamos más ambisión
Artículo siguienteFeliz Día de Canallas
- Publicidad - spot_img

Publicidad

Últimas noticias