miércoles, octubre 27, 2021
- Publicidad -spot_img

También te puede interesar

Cypherpunks y Bitcoin

Bitcoin ha ido acaparando en los últimos años cada vez más portadas de periódicos constantemente. Titulares que lo definen como una revolución tecnológica equiparable a la revolución de internet, conviven con los que lo vinculan con el lavado de dinero o con una de las mayores burbujas desde la crisis financiera. Todo esto se vuelve recurrente y se relanza con más fuerza cada vez que Bitcoin crece en su valor y adopción.

- Publicidad -

Bajo mi punto de vista, quizás la mejor manera de entender que significa realmente Bitcoin y el resto de las criptomonedas desde una perspectiva social y económica es ir a lo orígenes que hicieron germinar su creación.

Nos tenemos que remontar casi a 1985, para encontrar un paper escrito por el científico americano David Chaum dedicado a la criptografía que se titulaba “Seguridad sin identificación: Sistemas de transacción para dejar obsoleto al Gran Hermano”. Este paper sirvió como inspiración a principios de los 90 en San Francisco para un grupo de criptógrafos, programadores e individuos preocupados por la privacidad, que compartían su preocupación sobre el futuro y desarrollo de internet. Si han leído bien, estamos hablando de 1992 y no de 2021.

De esta comunidad de científicos, criptógrafos y activistas por la privacidad acabó creándose el movimiento Cypherpunk. Un juego de palabras que proviene de Cypher de criptografía y punk haciendo referencia al subgénero de ciencia ficción muy de moda a principios de los noventa, Cyberpunk.

Los exponentes y fundadores de este movimiento fueron Timothy May (ex ingeniero electrónico de Intel), John Gilmore (Sun Microsystem y fundador de Cygnus) y Eric Hughes (matemático de la universidad de Berkeley). Tres personas formadas y con la reputación suficiente dentro de su comunidad para liderar este movimiento en la búsqueda de la protección de la privacidad y convencidos de que existían más “Cypherpunks” en el mundo con sus mismas preocupaciones. Las comunicaciones entre ellos se realizaban con listas de correos electrónicos y se podría decir que la comunidad tenía como base un ideario que fue el “Manifiesto Cypherpunk” hecho por Eric Hughes en 1993.

Lo interesante de remontarse hasta esta época es poder ver, que problema se estaba tratando de solucionar y si este problema sigue estando vigente en nuestra sociedad en pleno siglo XXI.

Esto es un extracto de algunas frases que escribe Eric Hughes en el manifiesto “La privacidad es necesaria para una sociedad abierta en la era electrónica…..No podemos esperar que los gobiernos, corporaciones, o otras grandes organizaciones sin rostro, nos garanticen privacidad…….Tenemos que defender nuestra privacidad si es que queremos tenerla……Los Cypherpunks escriben código. Sabemos que alguien tiene que desarrollar software para defender la privacidad, y…….nosotros vamos a desarrollarlo.”

El manifiesto es muchísimo mas largo y entra de lleno en los diferentes problemas que se producen relacionados con la privacidad, cuando se realiza una transacción de cualquier tipo. Su notoriedad los llevó a ser portada de la revista Wired en la edición de Mayo/Junio de 1993 bajo el titular “Rebeldes por una causa: Tu privacidad”.

La lucha de este grupo por la privacidad y en contra de la vigilancia por parte del estado y las corporaciones va más allá del mero desarrollo de programas informáticos y entra de lleno en el activismo político, demandando varios de sus miembros en distintas ocasiones al gobierno de los estados unidos. Como curiosidad y aunque mucha gente no lo sepa Julian Assange, uno de los fundadores de Wikileaks, formaba parte de la lista de correos de los Cypherpunks desde 1995.

Encontrar la fórmula tecnológica para llevar a un mundo digital los pagos en efectivo, sin la necesidad de un intermediario y manteniendo la misma privacidad, era el equivalente a la búsqueda del santo Grial.

Ya se lo que están pensando ahora mismo sobre la privacidad en las transacciones financieras y quizás todos deberíamos preguntarnos como hemos aceptado ese relato. Lo cierto es que, en el peligroso mundo de Bitcoin, solo un 0,5% del volumen total de transacciones en 2020, estuvo relacionado con transacciones ilícitas (mientras un 1,8% del PIB mundial son transacciones ilícitas según el Global Financial Integrity). En otro artículo prometo explicar cómo se puede saber toda esta información en un sistema pseudoanónimo como lo es Bitcoin.

Desde los años noventa hasta la primera década de los años 2000, hubo un número importante de proyectos, papers y personas que de forma directa o indirecta formaron parte de la génesis de Bitcoin. Hashcash del Dr. Adam Back en 1997, B-Money de Wei Dai en 1998, RPOW de Hal Finney en 2004 o Bit Gold de Nick Szabo en 2005, contienen conceptos e ideas, no solo tecnológicas, que posteriormente fueron implementadas en el desarrollo de Bitcoin.

Con todos estos antecedentes en 2008 un tal Satoshi Nakamoto publica un paper describiendo una moneda digital de nombre Bitcoin. En enero de 2009 se publica la versión 0.1 del software y se crea el bloque génesis. No sabemos quien es Satoshi Nakamoto. Tampoco si es una sola persona o un conjunto de personas. Pocos éxitos e innovaciones en la historia de la humanidad han quedado huérfanos de sus creadores como en el caso de Bitcoin.

Bitcoin es un sistema de intercambio de valor, no censurable por ningún gobierno o corporación, no confiscable, descentralizado, seguro, pseudoanónimo y que no entiende de fronteras. Cualquier persona puede transferir valor a otra, sin necesidad de un actor central que haga la transacción en su nombre y tan solo conociendo la dirección de la cartera del destinatario.

La protección de la privacidad y la libertad del individuo, han sido las bases del conjunto de innovaciones e ideas que han culminado con la creación de Bitcoin. Creo que todavía hoy no somos capaces de comprender el alcance que tiene lo que ha puesto a disposición de la sociedad Satoshi Nakamoto. No solo desde la perspectiva de la privacidad o de la desintermediación financiera para los ciudadanos, sino como una herramienta más que podrá ejercer como incentivo para un mejor comportamiento del sistema financiero y mayor control de los ciudadanos hacia sus gobiernos. Hoy el manifiesto Cypherpunk, sigue siendo actualidad. “Tenemos que defender nuestra privacidad si es que queremos tenerla” Eric Hughes 1993

Más noticias

- Publicidad - spot_img
- Publicidad -spot_img

Últimas noticias