miércoles, febrero 8, 2023
.spot_img

También te puede interesar

David Mille: “Las zonas comerciales abiertas constituyen el eje central de la estrategia del Gobierno respecto al desarrollo de los espacios tradicionales de actividad comercial en Canarias”

“El índice de ventas del comercio minorista en Canarias es el único que ha aumentado en España en el tercer trimestre del año”

Hace justo un año realizábamos una entrevista centrándonos en la actividad que se debía desarrollar desde Comercio del Gobierno de Canarias para salvaguardar la situación del comercio de La Palma tras la erupción. Este año, y nunca mejor dicho, otras guerras nos ocupan. A modo de balance, ¿cómo ha evolucionado este 2022 para el comercio de Canarias?

Yo creo que la situación se puede calificar como de un moderado optimismo, el resumen del balance podría ser que el índice de ventas del comercio minorista en Canarias es el único que ha aumentado en España en el tercer trimestre del año. En la península el aumento no llega al 1%, mientras que en Canarias estamos en un aumento por encima del 5%. El regreso de la actividad turística ha influido positivamente en la actividad comercial, el comercio es un eslabón más de la cadena turística y, por lo tanto, yo creo que la situación se resumiría como de moderado optimismo y de un buen año.

¿Cómo es capaz de aumentar sus índices un comercio minorista cuando vemos que la tendencia, en general y tristemente, va en otra senda?

Esto se debe a que en Canarias el comercio va absolutamente ligado a la actividad turística. Por lo tanto, si en el presente año 2022 hemos recuperado, de forma exponencial, las cifras de visitantes y el turismo ha vuelto a la senda de cifras positivas, eso necesariamente se refleja en el comercio y en el resto de los sectores productivos. Por lo tanto, un aumento en el número de visitantes implica un mayor tráfico de personas en las zonas comerciales, así como un mayor índice de empleo, una mayor capacidad de renta de la población y, en definitiva, un aumento de la actividad comercial.

Al margen de este hecho, el Gobierno de Canarias acompañado siempre del sector privado, con el que hay plena colaboración, ha hecho importantes esfuerzos por darle ayudas al comercio para sobrevivir después de las distintas crisis, pero también ha intentado que se modernice y pase a un siguiente nivel, ¿no?

Sí. Yo creo que la estrategia nuestra en lo que se refiere a la etapa post COVID se ha basado, en el corto plazo, en esas ayudas directas que mencionas, a pymes y autónomos, lo cual supuso que el Gobierno de Canarias repartiese, a través de las Cámaras de Comercio, más de 1.000 millones de euros en ayudas directas, que constituyeron auténticos chalecos salvavidas que permitieron que autónomos y pymes pudiesen mantener la actividad.

A medio-largo plazo, ha sido necesario diseñar una estrategia para transformar el modelo de negocio del tejido comercial canario y así adaptarlo a un nuevo tipo de consumidor digital y omnicanal, que está en el centro de la relación comercial. En esta estrategia estamos trabajando de la mano del sector privado y de instituciones como las fundaciones universitarias canarias.

Primera vez en la historia que se ve una unión tan grande y que va en un mismo sentido para ambos sectores. Sector privado y público de la mano luchando por un comercio que estaba muy debilitado…

Yo creo que una de las debilidades del sector comercial en Canarias es que carece de una unidad de acción y de interlocución con las administraciones públicas, que es algo que no le ocurre, por ejemplo, a la industria o al turismo, que tienen grandes patronales, grandes interlocutores que aglutinan a todo su sector de actividad. Yo creo que, precisamente, la pandemia una de las cosas que ha conseguido es que tanto la Administración como los agentes privados se han dado cuenta de que una interlocución ágil y efectiva es de suma relevancia para, no solamente generar propuestas de valor, sino para aunar voluntades en defensa de cada uno de los tejidos productivos de Canarias.

“Creemos que el sector no va a descontar todavía los efectos de la subida de los intereses y de la inflación, hasta comienzos de 2023, por lo que esperamos que el nivel de compras en la campaña de Navidad se mantenga”

Se ve indudablemente un renacer también de los centros comerciales. No obstante, ¿se va a seguir apostando, frente a la iniciativa privada de este tipo de establecimientos, por las zonas comerciales abiertas que están más de moda que nunca?

Por supuesto. Las zonas comerciales abiertas constituyen el eje central de la estrategia del Gobierno respecto al desarrollo de los espacios tradicionales de actividad comercial en Canarias.

Es cierto que ese boom de los grandes espacios comerciales cerrados a las afueras de los centros urbanos, que fue tendencia hace años, ya ha dejado de serlo. Ahora, el consumidor no solamente busca un espacio de compra, sino también un espacio de experiencia, y es indudable que las zonas comerciales abiertas reúnen esa condición, puesto que en un espacio abierto puedes encontrar ocio, cultura, patrimonio histórico, arquitectura, comercio, hostelería, restauración, es decir, tiene todos los elementos necesarios para que esa compra se convierta en una experiencia positiva para el consumidor, que quiera repetirla, y lo que es más importante, que la recomiende a otros.

El sector pedía flexibilidad y una forma de actuar adaptada a los tiempos que corren, y así se ha hecho con el impulso de una nueva ley adaptada a los nuevos negocios y más flexible. Se ha oído al comercio y se ha actuado…

Ese es un proyecto en el que estamos trabajando. Nosotros creemos que es necesario un nuevo marco regulatorio que, como tú bien dices, agilice los procedimientos de licencias comerciales, que se adapte a ese nuevo tipo de consumidor experiencial, que defina a la zona comercial abierta como concepto jurídico dotado de requisitos para tal condición, que adapte las aperturas en domingos y festivos a las necesidades de los consumidores, de los trabajadores del sector, o de las necesidades del tejido empresarial, y que, sobre todo, la fijación, aumento o disminución de ese máximo o mínimo de días festivos o domingos que se puede abrir, se pueda adoptar y modificar de forma inmediata y no como ahora, que para que se pueda modificar el número de días de apertura anual, es necesario proceder a una modificación legislativa, con todo el trámite procedimental que conlleva.

Quiero dejar claro que cualquier modificación dentro de ese marco legislativo la llevaremos al Observatorio de Comercio, en el que están representados todos los sectores puesto que, necesariamente, una modificación del marco regulatorio de este calado, tendrá que ser fruto del consenso que se obtenga en dicho Observatorio.

Llega la campaña navideña, me atrevería a decir que la más importante para el comercio, ¿qué se espera de la misma?

Yo creo que de nuevo hemos de hablar de un optimismo, pero moderado. Creemos que el sector no va a descontar todavía los efectos de la subida de los tipos de interés y de la inflación, hasta comienzos de 2023, por lo que esperamos que el nivel de compras en la campaña de Navidad se mantenga. Puede que no llegue a las cifras de las navidades anteriores, pero creo que van a ser unas buenas cifras. El sector está expectante por poder palpar en la calle, en esta semana del Black Friday, cuál va a ser el ánimo del consumidor. Sinceramente espero que el nivel de ventas, como mínimo, se mantenga en el del año pasado.

Usted le daba muchísima importancia a la formación en la última entrevista, ¿se seguirá apostando por formar a un sector que no estaba en pro de la formación?

Por supuesto. La transformación digital, o cualquier proceso innovador del comercio carecería de efectividad sin la adquisición de competencias digitales por parte de los comerciantes. Sería absurdo plantear estrategias de transformación digital que no fuesen de la mano de una estrategia formativa para que el comerciante pueda adquirir esas competencias. Nosotros vamos a seguir apostando de forma clara por la formación, las iniciativas formativas que hemos llevado a cabo este año con las Fundaciones universitarias han sido un éxito, han tenido una acogida excelente por parte del sector y vamos a seguir apostando por ellas. Además, vamos a seguir exigiendo a los formadores como indicadores, no que nos digan cuántas empresas han accedido a esa formación, sino qué han hecho después con las competencias digitales adquiridas, esa es la clave de un indicador de éxito respecto a la formación en innovación del comercio de proximidad.

No queda nada para que concluya la legislatura, ¿qué objetivos se marca esta Consejería para este 2023 que toca la puerta?

Nuestro objetivo principal para lo que queda de legislatura es poder sacar la convocatoria de Canarias Destino Comercial Inteligente, pues constituye el núcleo central de la estrategia de desarrollo de la Dirección General de Comercio para el tejido comercial canario. Esperamos sacar las bases en diciembre y que se empiecen a presentar proyectos a lo largo de enero del año que viene. Estamos convencidos de que con esa dotación, que va a llegar a los 8 millones de euros, se van a poder presentar proyectos tractores y transformadores que generen valor en el sector, y ese es el objetivo fundamental que nos queda para concluir la legislatura.

- Publicidad - spot_img

Publicidad

Últimas noticias