miércoles, noviembre 30, 2022
.spot_img

-Publicidad-

Amnesia Estival

También te puede interesar

ECOAQUA se adentra en las aguas de Cabo Verde con el proyecto internacional DISCOVER, que pretende encontrar y describir “nuevas especies” de invertebrados marinos

La investigación, coordinada por el Instituto Francés de Investigación para el Desarrollo (IRD), podría hallar paralelismos con los bosques de coral negro de Canarias

El Instituto Universitario de Investigación en Acuicultura Sostenible y Ecosistemas Marinos (IU-ECOAQUA) de la Universidad de Las Palmas de Gran Canaria (ULPGC) forma parte del proyecto internacional DISCOVER que, tras dos meses analizando en profundidad los fondos marinos caboverdianos, entrará en los próximos meses en la fase de análisis, durante la cual, según su investigadora jefe, Cecile Fauvelot, “esperamos encontrar y describir un gran número de nuevas especies de invertebrados para la ciencia”.

El proyecto ha contado con el apoyo del buque de la flota oceanográfica francesa ‘Antea’, dotado de infraestructuras técnicas y científicas que permitieron el desplazamiento y trabajo de los diferentes grupos de investigación involucrados en las aguas de Cabo Verde entre el 9 de julio al 23 de agosto de este año. 

Durante la campaña a bordo del ‘Antea’, los investigadores internacionales utilizando buceo con botella y rebreathers para las zonas más profundas, recogieron muestras que posteriormente se identificarán mediante un enfoque de taxonomía integradora. Esto es, combinando morfología, genética, genómica y metabolómica. Los datos obtenidos permitirán alcanzar un conocimiento profundo de la biodiversidad de los invertebrados bentónicos marinos del archipiélago de Cabo Verde, explorando los procesos que han contribuido a su diversificación. 

Se trata de un programa de investigación coordinado por el Institut de Recherche pour le Développement (IRD), bajo la coordinación de Cecile Fauvelot (directora de la investigación), que ha requerido del trabajo conjunto de expertos internacionales de primer orden, entre los que se encuentran investigadores del IU-ECOAQUA, que han trabajado mano a mano con científicos del Centre National de la Recherche Scientifique (CNRS, Francia) y la California Academy of Sciences de San Francisco (EEUU). 

Asimismo, el proyecto ha contado con científicos especializados de la Aix-Marseille Université de Marsella, el Institut Français de Recherche pour l’Exploitation de la Mer (IFREMER) de Plouzané, la Universidade Federal do Rio de Janeiro, el Center for Marine Biology de la University of São Paulo (Brasil), el King Abdullah University of Science and Technology (KAUST), de Arabia Saudita, el Leibniz-Institut zur Analyse des Biodiversitätswandels (LIB), el Museum of Nature de Hamburgo (Alemania) y California Academy of Sciences de San Francisco y el apoyo local de la Universidade Técnica do Atlântico (UTA), el Instituto de Engenharia e Ciências do Mar (ISECMAR) y el Ocean Science Centre Mindelo (OSCM), c/o IMar – Instituto do Mar.

La investigación ha cubierto hasta el momento sus dos primeras etapas, centradas en la investigación de campo. Durante la primera, se han analizado “los hábitats oscuros (cuevas submarinas) y los fondos poco profundos, semioscuros y oscuros entre 0 y 40 metros de profundidad”, según ha explicado la directora del proyecto, Cecile Fauvelot. Lo que ha permitido estudiar la biodiversidad asociada a las especies de esponjas, cnidarios (incluyendo corales blandos, gorgonias, hidrozoos), ascidias y crustáceos. 

Mientras, en una segunda etapa, se han cubierto los arrecifes mesofóticos situados entre 40 y 100 metros de profundidad, centrándose principalmente en las comunidades de peces y corales de profundidad (gorgonias y corales negros). Esta zona más profunda, en particular, ha resultado de vital interés por encontrarse poco explorada en el archipiélago y, por tanto, contar con muy pocos datos sobre las comunidades animales existentes

Desde Canarias, uno de los investigadores que se desplazó a Cabo Verde y participó en la expedición a bordo del Antea fue el investigador del IU-ECOAQUA de la ULPGC, Francisco Otero-Ferrer, que colaboró durante esta segunda etapa que se desarrolló a lo largo del pasado mes de agosto y que estuvo liderada por el investigador del CNRS Lorenzo Bramanti.  

Aunque todavía es pronto para afirmarlo, la idea es además poder ver si existen ciertos paralelismos con los bosques de coral de negro de Canarias y los de Cabo Verde, en cuanto a la distribución de las especies y las comunidades de peces asociadas”, ha reseñado el investigador.

- Publicidad - spot_img

Publicidad

Últimas noticias