lunes, noviembre 28, 2022
.spot_img

-Publicidad-

Amnesia Estival

También te puede interesar

Economía y nuevos modelos de negocios

Hoy no pienso llenarles la cabeza de números y estadísticas. Obviamente existen cifras reales para analizar, no las podemos disfrazar o esconder, pero precisamente las estadísticas están para romperlas y cuando hablamos de romper, allí entran dos palabras que me dan pie para empezar este artículo: La innovación y la disrupción, que aunque la RAE aún no la reconoce como verbo, ya es de uso general.

La innovación es alterar cualquier cosa introduciendo novedades. Lo fundamental de la innovación es que toma todo lo ya existente y lo reconstruye, lo reorganiza o lo muda agregándole algo nuevo. La palabra disruptivo se utiliza como adjetivo para indicar una ruptura brusca. Por otro lado, el término disruptivo hace referencia a algo que ocasiona un cambio determinante.

Esto va relacionado precisamente con la temática de este artículo. Hoy voy a hablar de cómo han evolucionado los negocios, o cómo ha evolucionado la manera de hacer negocios en estos inicios del siglo XXI. Y la manera de cómo se hacen negocios ahora es muy simple: siendo innovador y/o disruptivo. Les pongo un poco en situación para que entiendan de qué van los negocios en este siglo.

El modelo de negocios que predominaba en el mundo antes de la aparición de internet, estaba basado en el modelo industrial, fordiano, de cierta manera predecible. Es decir, si tenías un buen plan de negocios era poco probable que ocurriera un fracaso y el plan de negocios era modificable y lo iban acomodando según fuese necesario, pero en todo caso, estaba basado en años de experiencia y en el desarrollo de modelos similares durante décadas. Digamos que existía un entorno con cierta certidumbre, pero…

Repentinamente, aparece Internet, empiezan a cambiar ciertas reglas, tuvimos la famosa burbuja de las empresas punto com, pero la tecnología, especialmente en las comunicaciones, repentinamente da un salto de calidad tremendo y aparecen los teléfonos inteligentes, surgen las redes sociales. la economía colaborativa y en cuestión de unos pocos años, las reglas cambiaron completamente…

Este es el entorno actual. ¿Qué fue lo que pasó? Que empezamos a pasar de un entorno estable a un entorno de extrema incertidumbre. Lo que nos funcionaba antes dejó de hacerlo. Aparecieron nuevos actores, con nuevas reglas y quienes no se pudieron adaptar empezaron a desaparecer.

La lucha de David contra Goliat

Las marcas que ahora predominan en el mundo empezaron con dos, tres o cuatro tíos con muy poca pasta, pero con una buena idea y que se mataron por sacarla adelante. Si se dan cuenta, hay algo en común entre ellos, además de haber empezado desde muy abajo. ¿Cuál creen que es ese factor común? Que todos usaron la tecnología para sacar adelante sus proyectos.

Quiero que se queden con eso. Cualquier tipo de negocio que tengan en mente tiene probabilidades de éxito si cumplen ciertas condiciones. Y digo probabilidades, ya nada es seguro, ni siquiera con un plan de negocios bajo el brazo. Y una de esas condiciones es la tecnología.

Pero no hablo de grandes tecnologías ¡ojo! Existen ideas que se pueden realizar en los pequeños negocios, que implican una pequeña inversión naturalmente, pero pensando siempre en el foco principal de cualquier empresa: el cliente.

¿Se acuerdan que antes teníamos una idea sobre un producto o un servicio, lo desarrollábamos, desarrollábamos estrategias de marketing, de precios y buscábamos un equipo de ventas porque estábamos convencidos que teníamos oro en lingotes en nuestras manos? En pocas palabras, producíamos algo y luego nos buscábamos la vida para venderlo. Pues eso señores, ya no funciona así…

Internet, el comercio electrónico y las redes sociales cambiaron al mundo

Si, pero en Canarias tenemos limitaciones en cuanto al comercio electrónico, por el tema aduanero, pero ya he visto algunas experiencias exitosas. En principio diríamos que es el entorno actual en el cual nos desenvolvemos. Cuando hablamos de comercio electrónico en Tenerife, se nos viene a la cabeza un montón de “peros”. Que es muy difícil, que ya varios lo han intentado y han fracasado, etc. Cuando nos metemos en territorios desconocidos, por supuesto que es difícil, pero es posible tener éxito, haciendo bien las cosas.

¿Y si pensamos en un entorno local? Es decir, ¿por qué no innovar dentro de lo establecido? Porque no solamente podemos producir bienes tangibles ¿Qué pasa con los servicios? Esa es la apuesta que tenemos que hacer desde Tenerife. Actualmente nuestro fuerte es el turismo y los servicios alrededor de este sector, pero sabemos que es un sector con mucha competencia.

Ahora, volviendo al uso de las tecnologías. Todavía hay espacio para innovar dentro de lo tradicional. Solamente hay que ser curioso y estar a la caza de oportunidades. Mientras el ecommerce no sea una alternativa válida para Canarias, hay que pensar en otras. En cuanto a las redes sociales, no pienso extenderme mucho. Quienes aún no ven la necesidad de tener una presencia efectiva en redes sociales, simplemente están destinados a desaparecer con el tiempo.

¿Qué pasa con Blockchain?

Aquí me voy a meter en un tema más escabroso. Seguramente ya han escuchado hablar sobre este tema y se preguntarán ¿Qué podemos hacer nosotros si eso es tecnología de punta, casi inalcanzable para nosotros? Pues dejenme decirles que eso es una mentira como una casa.

Seguramente ya habrás leído sobre como Blockchain es “el futuro en el presente”. No voy a extenderme mucho en este tema, sino más bien en por qué es una alternativa para hacer negocios. ¿Y cómo funciona Blockchain? Imaginen el antiguo libro mayor en contabilidad. Antes se registraba todo allí, era en papel, pero ahora se hace en un software administrativo, por ejemplo. En Blockchain, la diferencia está en que la información no está almacenada en un sólo sitio físico sino en muchos sitios, para acceder a ellos necesitas una clave y cada “nodo” te solicita dicha clave. Por eso se habla que es prácticamente imposible acceder a la información sin dicha clave.

¿Y cómo podemos aprovechar Blockchain?

Las aplicaciones que tiene Blockchain son enormes, pero la que más está cobrando fuerza se refiere a los contratos inteligentes o “smart contracts” y la trazabilidad en el sector alimentos. O podemos hacer énfasis en los modelos de negocio actuales. Por ejemplo en eliminar la intermediación en algunos sectores, permitir el intercambio de propiedad de forma segura. etc. Para ello no necesitamos grandes inversiones, si tienes una idea sobre cómo aplicar blockchain en el sector que tú dominas, necesitarás un desarrollador que si sabe de ciberseguridad, mucho mejor y alguien que tenga contactos y se encargue de venderlo.

Para finalizar, tenemos una gran cantidad de alternativas para empezar un negocio en el siglo XXI. Pensemos en lo que necesita la gente, no en lo que somos capaces de producir, muchas veces ambas premisas no se encuentran en el mismo espacio temporal.

- Publicidad - spot_img

Publicidad

Últimas noticias