sábado, julio 24, 2021
- Publicidad -spot_img

También te puede interesar

El virus de McAfee

- Publicidad -

Este mes pensaba hablarles sobre las criptomonedas de bancos centrales y también sobre la intención del gobierno español de lanzar su propia criptomoneda, pero justo esta semana nos ha dejado la trágica noticia del fallecimiento de John McAfee.

McAfee estaba privado de libertad en una cárcel de Cataluña, esperando su extradición a Estados Unidos, principalmente por delitos fiscales. Para los que no lo sepan, John McAfee fue un referente dentro del sector de la tecnología Blockchain sobre todo en sus inicios y estuvo vinculado a bastantes proyectos del sector, no sin bastante polémica.

En él coincidían muchas variables que le hacían ser una persona que tenía multitud de seguidores. Por un lado, siendo el fundador de una de las compañías de antivirus más importantes del mundo (que además llevaba su nombre), se le presuponía una gran capacidad técnica y su opinión era muy valorada sobre cualquier aspecto técnico, de seguridad y privacidad. Además, John en términos de pensamiento económico y social era un libertario y así se expresaba en todas las charlas que daba alrededor del mundo. El discurso de la descentralización encaja perfectamente con las ideas libertarias de ahí que, desde su ascendencia técnica y su visión libertaria del mundo, sus opiniones fueran escuchadas con gran atención en cualquier evento, siempre aderezadas con su guerra particular contra los gobiernos por el control de los ciudadanos y el pago de impuestos.

John McAfee siempre ha sido una persona muy controvertida y con una vida muy excéntrica, tanto en sus negocios como en su vida personal. Nadie puede decir tampoco que no vivía de acuerdo con sus convicciones personales, ya que en sus charlas reconocía que no había pagado impuestos en los últimos ocho años y se presentó a la carrera presidencial de estados unidos con el partido libertario. Obviamente seguro que perseguía sus objetivos personales, pero era capaz de transmitir que estaba en una “batalla” que le transcendía a él en sus objetivos como individuo.

Yo no conocía a McAfee, pero si conocí a personas de su equipo más cercano. En 2019 se presentaba en el Coinsbank Cruise el proyecto Blockchain de OneUp, uno de los primeros proyectos en España en tokenizar derechos económicos y abrir la participación a cualquiera en el proyecto. Era una oportunidad magnífica, ya que estaban todas las personas influyentes del sector Blockchain mundial y la presentación se realizó en un entorno que encajaba perfectamente con los fundamentos de OneUp. Tuve la oportunidad de asistir con el equipo fundador del proyecto y compartir con ellos la semana que duró el evento. John McAfee era uno de los asistentes estrella y OneUp se presentaba justo antes de su charla, pero no pudo asistir porque la Interpol ya tenía orden de detenerlo si pisaba Barcelona. Su conferencia la hizo grabada desde Cuba (https://youtu.be/cCBDLSGucr4) ya que había salido huyendo desde Bahamas. Había elegido Bahamas como residencia, porque no se le podía extraditar por la evasión de impuestos, pero al ampliar Estados Unidos la lista de delitos de los que le acusaba, el gobierno de Bahamas iba a extraditarlo. Aunque seguro que otras decisiones marcaron de forma significativa su futuro, este fue el principio de un periplo alrededor del mundo que acabó con su detención en Barcelona.

Como no podía ser de otra manera, la polémica le ha perseguido hasta el día de su muerte. En noviembre de 2019, acusó en su cuenta de Twitter al gobierno americano de tener planes para matarlo y que, si se suicidaba, no habría sido él. En octubre del año pasado se publicaba un tweet en su cuenta, estando ya en la cárcel que decía “I am content here. I have Friends. The food is Good. All is well. Know that if I hang myself, a la Epstein, it will no fault of mine”. John McAfee se suicidó justo unas horas después de que se aprobara su extradición a Estados Unidos.

Una de las cosas que siempre resaltaba McAfee en sus intervenciones era la importancia de la privacidad en todas las esferas de la vida. Su crítica en este ámbito siempre estaba dirigida a gobiernos y corporaciones que querían de forma directa o indirecta tener acceso toda la información de sus ciudadanos/usuarios. Por este motivo advertía de que las criptomonedas emitidas por gobiernos o grandes corporaciones (como en su momento Libra de Facebook) no eran otra cosa que un intento de control total, enmascarado en el marketing de las criptomonedas y la tecnología Blockchain y con la ausencia de resistencia del ciudadano que dice no tener nada que ocultar.

No sé quien copió a quien, o si simplemente cada uno llegó a la misma conclusión por si mismo, pero sus reflexiones recuerdan a una cita de Edward Snowden que dice lo siguiente “Argumentar que no te importa el derecho a la privacidad porque no tienes nada que ocultar, no es diferente a decir que no te importa la libertad de expresión porque no tienes nada que decir”.

En este artículo no voy a tener espacio suficiente para hablar sobre las monedas digitales del banco central (Central Bank Digital Currency) y la proposición no de ley del Grupo Parlamentario Socialista, pero me gustaría acabarlo poniendo un solo extracto de la “Exposición de motivos” de la proposición, que rescataré en mi artículo del próximo mes.

“El hecho de que los particulares pudieran tener cuentas abiertas directamente en el banco central plantea la posibilidad de un control directo de la cantidad de dinero, un dinero digital público, seguro al estar respaldado por el Estado y anónimo, en la medida en que los datos sobre transacciones estarían legalmente protegidos (como sucede con los datos fiscales o de la Seguridad Social) y ajenos a explotación comercial como sí puede suceder con otros sistemas de pagos privados. Y en el caso de ser necesaria una expansión monetaria permite un mecanismo más directo, al inyectar liquidez directamente sobre las cuentas corrientes y trasladarse con ello de inmediato y sin intermediarios a la actividad económica. El dinero digital implicaría la recuperación del dinero como bien público, más estable y bajo control democrático al estar bajo el control de un banco central como autoridad monetaria, independiente, pero igualmente sometida como en la actualidad en última instancia al control por los representantes de la ciudadanía, que marcan sus objetivos de política monetaria.”

Junto con este extracto, hay que recordar las características del buen dinero o del dinero sano, ya que debe cumplir con los requisitos de ser Escaso, Durable, Divisible, Fungible y de valor Intrínseco. Nadie quiere ahorrar y tener su patrimonio en divisas que se puedan crear de la nada y cuando eso sucede, los ciudadanos se refugian en activos alternativos a esas divisas. Tenemos miles de ejemplos alrededor del mundo.

El Salvador podía haber creado su propia criptomoneda como Venezuela, en vez de aceptar Bitcoin como método de pago legal. China ya está haciendo pruebas con el Yuan digital, basado en tecnología Blockchain y continua su acoso a las criptomonedas ahora con los mineros.

La separación Iglesia-Estado fue una revolución y un gran avance para la sociedad, quizás la revolución de nuestra Era sea la separación Dinero-Estado.

- Publicidad - spot_img
- Publicidad -spot_img

Últimas noticias