lunes, junio 14, 2021
- Publicidad -spot_img

También te puede interesar

Endesa y el desarrollo de las renovables en Canarias

En las últimas semanas, los profesionales del sector eléctrico, Asinelte, Fepeco y Colegios de Ingenieros y por ende todos los profesionales de las renovables, han alzado la voz ante el hartazgo y negligencia de Endesa en Canarias y sobre todo en Tenerife.

- Publicidad -

Para el público que desconoce cómo funciona el mercado eléctrico no peninsular, la generación eléctrica y su distribución en Canarias está en manos de una empresa privada, Endesa, tal y como conocemos todos a la Filial Española de la italiana Enel. Esta situación en papel es muy sencilla, qué mejor que una gran empresa (española, cuando se realizó el acuerdo) que se encargue con inversión propia de acometer las inversiones, garantizar el suministro y llevar energía eléctrica a cada rincón de nuestras islas. Cuando Endesa era española, tanto esas inversiones como la del personal, eran continuas y mantenían un nivel decente de compromiso, pero todos cambió cuando el febrero de 2009 Endesa fue vendida a la italiana Enel por 10.000 Millones de euros.

Enel sabía que dentro del pastel había trozos que se le iban a atragantar por ser deficitarios, como lo son Baleares y Canarias, de hecho, aquí pierde unos 1.000 Millones todos los años, no hay nada peor para una empresa eléctrica que no poder unir y centralizar la generación en un solo punto y luego distribuirla. En Canarias es imposible, atlántico por medio y mucha profundidad entre islas hace que tengamos prácticamente la generación dividida en 6, con lo cual lleva a 6 veces más problemas, mucho más personal y encima no poder cobrar más por ello, ya que ese fue el acuerdo que ser firmó. Evidentemente, Endesa en península es totalmente diferente a la Endesa en Canarias, es una empresa que apuesta por la eficiencia renovando la generación por sistemas muchos más eficientes y con menos emisiones, pero por aquí no. Aquí hay una mezcla de situaciones: personal que se jubila es personal que no renuevan y quedan departamentos sin atención, ceros energéticos como el que hemos sufrido haces unos meses, y nula en la distribución de la electricidad, que es algo vital para que industrias y familias puedan tener energía eléctrica sin problemas, de hecho, todavía hay zonas en Tenerife a 110V, tensión que se empezó a cambiar en España allá por el 2003 por directiva europea.
Si a esta situación le sumamos el boom de las renovables que está siendo un motor de empleo verde, apoyado por casi todas las instituciones gubernamentales, resulta que el problema multiplica y mucho ya que, al no haber personal administrativo en la eléctrica ni tampoco voluntad de dar solución los profesionales de las instalación, electricistas, ingenieros y empresas del sector, incluso otras comercializadoras eléctricas, ven bloqueados sus trámites durante meses. Un ejemplo práctico vivido en mis propias carnes es que, para que una instalación fotovoltaica en una vivienda pueda tener derecho a la compensación por los excedentes de energía, es decir, si la instalación genera más energía que la utiliza, esa energía se enchufa a la red y la eléctrica la lleva a otro punto para que se consuma (cobrándolo, evidentemente). Este trámite por ley debería realizarse en no más de 30 días, tiempo razonable para que un contador digital como el que todos tenemos no solo cuente a favor de la compañía, sino que reconozca que le estoy inyectando energía limpia y se valore con una compensación que nunca alcanzará, lo que al cliente le cuesta un 60%, menos. Este trámite, en Canarias está ralentizado a unos 4-6 meses a lo mínimo y con suerte, y a base de insistir mandando emails que no contestan, llamando a diferentes números de atención al cliente, reclamando a la consejería…. es desesperante y esto lo vivimos todos los días.
En la foto quedamos todos mal, gobiernos, ingenierías e instaladoras por culpa del bloqueo que genera Endesa, y no solo estamos hablando de una compensación por excedentes, sino de aumentos de potencias en la industria canarias, punto de conexión que nunca llegan, cobros injustificados… .un largo etcétera que no nos ayuda, ni al sector ni a la sociedad, que una vez más se ve engañada por el sistema que se ha creado, teniendo en cuenta que esta vez, tanto gobiernos como ciudadanía, están a favor del medio ambiente.
Esto va para largo ya que, como ejemplo, los expedientes sancionadores y la burocracia que estos conllevan hacen que todavía estemos esperando la famosa propuesta de sanción de 30 millones por el cero energético de julio de 2020. Apoyo a Asinelte en esta denuncia ya que no hay otra salida para que esto tenga solución. El silencio, o bien las amenazas que un alto directivo ha trasladado al colectivo de profesionales diciéndoles que les iba a cortar la única vía de comunicación existente, demuestra una vez más la soberbia y desde donde mira la eléctrica a sus clientes y a las instituciones, no me extraña que FACUA le haya dado el premio de la peor empresa del año.

Va a ser muy complicado llegar a ser un referente en la lucha contra el cambio climático si no se pone solución desde el gobierno a este problema, el ciudadano de a pie se cansa de que, por empresa con millonarios beneficios, se les dejen campar a su anchas en gestiones de primera necesidad, como es la energía.

Sebastian martinez

2 de Junio

Más noticias

- Publicidad - spot_img
- Publicidad -spot_img

Últimas noticias