lunes, enero 30, 2023
.spot_img

También te puede interesar

Enrique Arriaga: “El futuro de la economía de Tenerife pasa por la innovación”

“Queremos convertir
a Tenerife en una
especie de Silicon
Island”

Hace unos meses decían ustedes que querían que Tenerife se convirtiera en el epicentro mundial de la innovación y la tecnología, ¿cómo se va a conseguir eso?

 Como bien dices, queremos convertir a Tenerife en una especie de Silicon Island. Competimos con muchísimos destinos, competimos con Irlanda, con Málaga que también está implantando con mucha fuerza la innovación con su Parque Científico pero, sin embargo, Tenerife tiene una potencialidad que no tienen el resto de ciudades.

Por ejemplo, gozamos de una fiscalidad muchísimo mejor que en el resto de Europa y, por supuesto, mejor que en Irlanda, donde están al 12% mientras aquí estamos al 4%. Tenemos la seguridad jurídica de estar en Europa, tenemos unos accesos y unas comunicaciones privilegiadas, tenemos las comunicaciones desde el punto de vista de los datos a través de una conectividad de cables submarinos, propios del Cabildo, lo que aporta seguridad a las empresas, pues en ningún momento una compañía de telecomunicaciones te podrá coartar tu desarrollo.

Además, tenemos la información necesaria para las empresas gracias a nuestros profesionales formados. Realmente la universidad y la Formación Profesional no van a la velocidad que necesitan ir. Es por ello que, nosotros, a través del programa CEDel lo que hacemos es ponernos en contacto con las empresas, ellos diseñen los programas formativos y que ellos mismos los impartan.

Nosotros seleccionamos al personal y pagamos la formación durante 6 meses con el compromiso de que el 60% de los que participen en este programa sean contratados. En las etapas anteriores han pasado unas 500 personas y la contratación ha sido casi del 100%, con lo cual esa formación que necesitan las empresas la paga el Cabildo, encima la dan ellos, por lo que incluso les sirve como proceso de supervisión y captación de fondos y, sobretodo, conseguir la formación ad hoc que ellos necesiten.

Por tanto, conseguimos que no traigan a profesionales de fuera sino que los tengan aquí. Y luego, evidentemente, la calidad de vida que tenemos en Tenerife, que no se tiene en ningún sitio, por ello hay que buscar espacios para poder traer a las empresas.

¿Y cómo se logra ejecutar toda esta estrategia?

A través de un Plan Director de Innovación que está ahora mismo en adjudicación, que lleva no solamente la elaboración del plan con todos sus adjetivos y el seguimiento, sino que lleva dos módulos asociados a ese plan que ya están adjudicados y que ya están empezando a trabajar, que son la Oficina de Comercialización de Tenerife y la Oficina de Captación de Fondos. La de comercialización se encarga de, a través de una red mundial en la que se exige la presencia de las empresas que licitan a nivel internacional, empezar a vender Tenerife en todos esos puntos en los que hay innovación o tecnología, de tal manera que se presentan cuáles son los incentivos de nuestra isla para captar empresas y que vengan a aquí.

 Y, por otro lado, la búsqueda de inversiones, no solamente para las empresas sino también subvenciones y fondos europeos para desarrollar proyectos de investigación, proyectos de startups y cualquier otro tipo de actividad. Sin lugar a dudas, la administración pública muchas veces va bastante lenta y en este caso tenemos una oficina técnica que va a estar viendo de dónde están saliendo las diferentes oportunidades de fondos, de subvenciones y de captación de inversiones, pero no solamente va a hacer eso sino que también lo va a gestionar.

Solo falta tener un buen lugar para todas estas empresas…

Estas gestiones quedan garantizadas con esas tres patas, conjuntamente con el Parque Científico-tecnológico, que va a ser la sede y va a dar los espacios disponibles para el desarrollo y, también, utilizando las empresas que tenemos aquí, como el Instituto de Astrofísica de Canarias, la Universidad, el CSIC y el Oceanográfico.

Asimismo, otra cosa más que hemos puesto a disposición de las empresas es el inventario de infraestructuras disponibles para la innovación en la isla, de esta manera una empresa de nanotecnología que esté en Finlandia y que quiera instalarse en la isla pueda saber que en Tenerife tenemos salas blancas tipo 3, salas para montajes de satélites, instalaciones de investigación puntera, túneles de viento, fábricas de placas fotovoltaicas…

Y el kit off va a comenzar ahora, a partir del mes de noviembre, cuando presentaremos esta línea política de innovación, porque creemos además que el futuro de la economía en Tenerife, para compensar al turismo, tiene que ser la innovación. Son trabajos deslocalizados, con lo cual se puede estar trabajando desde aquí, como ya lo hacen algunas grandes empresas, siendo servicio técnico a nivel mundial y, sobre todo, son trabajos muy cualificados que tampoco consumen mucho territorio

¿En cuánto calcula usted que todas estas líneas empiecen a dar sus primeros frutos?

Nosotros esperamos que en el 2022 empiecen a venir las primeras empresas con el programa de comercialización. Con la labor tan grande de dispersión y de atracción de empresas que se va a hacer a nivel mundial, con que tengamos un 1% significa que tendríamos 300 empresas y eso es importantísimo, entonces vamos a ver cómo evoluciona.

Hay programas parecidos pero que no han tenido el mismo éxito, como White Tenerife, pero creo que ha faltado un poco más de ambición. El programa que tenemos va a ser muy atractivo para muchas empresas que están teniendo problemas en Irlanda y en otros países, y que están buscando alternativas y, ¿por qué no Tenerife?

Cuando usted llegó al área ya había alguna infraestructura montada, algún plan, pero usted ha querido hacer una profunda reconstrucción. ¿Está satisfecho?

Exacto, lo que hemos hecho durante el primer año ha sido una especie de diagnóstico para saber cómo estaba la innovación. Había un programa que se llamaba Tenerife Innova que al final no dejaban de ser una serie de acciones, interesantes muchas de ellas, pero no tenían conexión. Después nos encontrábamos con empresas como el ITER o como el Parque Científico que tenían que ser las empresas que tiraran un poco de la innovación, a pesar de que estaban en una situación bastante complicada.

 Con respecto a El Parque Científico y Tecnológico, hemos tardado prácticamente dos años hasta que hemos aprobado el plan de saneamiento y, a partir de ahora, es cuando el Parque Científico va a poder desarrollar sus actividades, las cuales no deben ser solo actividades de ocio como se venían haciendo habitualmente, es decir, la TLP, eso forma parte de la promoción de la innovación, pero las actividades reales son las de crear espacios, dar formación y atraer empresas y eso es lo que, una vez hemos solventado el problema económico-financiero que tenía el parque, se va a realizar.

Una pieza fundamental en todo esto es el ITER…

 En situación estamos en disposición de empezar a trabajar y en el ITER seguimos trabajando también con el conglomerado de empresas apostando por muchas de ellas. Hemos estado haciendo diferentes funciones y absorciones de algunas de las empresas, por ejemplo, con las que tienen que ver con la conectividad submarina.

Estamos todavía trabajando en la reorganización del personal dentro del ITER porque también era una situación un poco extraña. El objetivo es dejarlas preparadas y listas para trabajar al 100% en lo que realmente son los objetivos que va a marcar ese Plan Director de Innovación y los objetivos se van a empezar a ver, esperemos que cuanto antes, ya en el 2022.

¿Está contento con el equipo que ha logrado montar?

 Sí. Ahora mismo hay un coordinador del Plan de Innovación que es una persona de reconocido prestigio, él es Gustavo González de Vega que, curiosamente, no es de mi partido. En mi área me da exactamente igual el partido político. Igual que Raquel Lucía Pérez Brito, que es la consejera delegada, y también es de otra formación política, lo único que me interesa son las personas y la capacidad para hacer un buen equipo. Estoy seguro de que las personas que están ahora colocadas en los puestos estratégicos de innovación son las adecuadas y me gustaría que tuvieran una continuidad en la próxima legislatura, independientemente de los cambios políticos que pudiera haber.

¿Confía usted en que los fondos que están por llegar, los Next Generation, den también un impulso a todo el sector de la tecnología y la innovación?

Sí, una de las líneas es precisamente el fomento a la innovación. Viene mucho dinero, pero yo creo que el problema no va a ser este, el problema va a ser cómo gestionar todo ese dinero.

La dificultad está en la inversión, sobre todo porque tenemos unos mecanismos de contratación que datan del pre-covid, hay muchas normativas que se han flexibilizado con motivo de la crisis de la pandemia, como son la flexibilización de la regla de gasto para dar más facilidad pero, sin embargo, la ley de contratos no ha cambiado. Yo creo que habría que sacar una modificación legislativa, aunque sea provisional de dos o tres años en este periodo de recuperación, para flexibilizar los límites.

Yo no abogo por eliminar los controles, pero sí por aumentar los límites que faciliten esa gestión de los fondos europeos, si no el gran problema que tendremos es que la lentitud administrativa y todos esos trámites que hay que seguir van a impedirnos poder ejecutar los fondos y no hay nada peor que devolver dinero

Me gustaría que me dijeras los hitos o esos retos que te marcas como consejero de esta área para el 2022, que se prevé bastante intenso.

Primero conseguir que las dos empresas, tanto ITER como el Parque Científico, tengan perfectamente solventados todos sus problemas internos, con lo cual estén completamente libres para poder desarrollar sus funciones, poner en marcha el Plan Director de Innovación, que es fundamental.

Y que ese Plan Director de Innovación empiece ya con las dos oficinas satélites que va a tener y que veamos poco a poco cómo van llegando empresas a lo largo del 2022, lo cual significa que esas empresas que van llegando atraen a más, porque el boca a boca es importante al igual que ese efecto llamada. Ojalá tengamos los edificios de El Parque Científico Tecnológico cada vez más llenos.

- Publicidad - spot_img

Publicidad

Últimas noticias