jueves, enero 20, 2022
- Publicidad -spot_img

También te puede interesar

Francisco Rodríguez: “Buscamos expandir el conocimiento de nuestra marca”

- Publicidad -

Estos dos últimos años han sido decisivos en el sector turístico. Muchas cadenas hoteleras se han visto obligadas a cerrar las puertas de sus hoteles ante el cero turístico que se avecinaba. ¿Fueron ustedes una de ellas? ¿De qué manera les afectó la situación?

Nosotros estuvimos cerrados hasta que se levantó el Estado de alarma y a partir del verano del año pasado pudimos abrir los hoteles de Fuerteventura y Lanzarote y, más tarde, el hotel que teníamos  en Mallorca (ahora tenemos 2 nuevos hoteles en la isla), pues la demanda en Baleares era muy baja y no nos compensaba abrir toda la temporada.

Durante todo este tiempo, los que mejor han funcionado han sido los establecimientos de Fuerteventura, pero justo después de Navidad del año pasado nos vimos obligados a cerrar dos de los hoteles de esta isla, manteniendo abierto el R2 Río Calma, así como los dos complejos de apartamentos.

 Los apartamentos, desde enero hasta mayo de 2021, no superaban una ocupación del 20% por lo que la situación no era rentable, aunque sí que ha demostrado haber sido la estrategia correcta, porque cuando se empezó con el proceso de vacunación y se levantaron todas las restricciones de viajes, nosotros ya íbamos con el camino recorrido. Ya teníamos un hotel abierto y sabíamos cómo teníamos que actuar.

¿Recuerda usted haber vivido una situación similar a la acontecida?

En la vida. Trabajando en Latinoamérica, he sufrido dos huracanes, incluso uno que destrozó el hotel, pero no hubo un 0 turístico porque esos fenómenos son localizados y la vida sigue.

Un 0 turístico no lo había visto en la vida. En este caso no se cerró un lugar concreto, se cerró el planeta.

¿Qué medidas se tomaron antes de la reapertura tras el confinamiento inicial?

Durante el Estado de alarma ya habíamos planificado cómo estructurábamos las zonas de mayor riesgo de contagios. Implementamos las mascarillas, la separación de mesas, el uso de gel hidroalcohólico… La gran ventaja que tenemos en Canarias es que el 90% de los hoteles de playa tiene una excelente ventilación natural.  Lo que verdaderamente ha funcionado ha sido tener los espacios muy bien ventilados. Antes de este hecho, el proceso de limpieza de las habitaciones suponía abrir el balcón y cerrar la puerta de acceso para que no hubiera corriente de aire, ahora hacemos todo lo contrario: abrimos ambas puertas para generar esa ventilación natural en un espacio cerrado, como son las habitaciones de huéspedes.

¿Considera usted que se han implementado las medidas necesarias para hacer de los hoteles espacios seguros?

Sí, totalmente.  Desde que se dio el primer caso en el hotel H10 Costa Adeje, en Tenerife, nosotros estábamos en Fuerteventura preguntándonos cómo era esto, cómo se cerraba un hotel y se convertía en una caja. Obviamente cuando tienes ese desconocimiento intentas aplicar lo que dicen los expertos. Hemos visto que lo óptimo en todos los casos es mantener la limpieza, la distancia interpersonal y la ventilación.

¿Cómo han respondido los huéspedes que nos han visitado durante estos meses ante las medidas que se han tenido que tomar?

Han respondido de manera excelente. Estamos con una pandemia mundial y todo el mundo sabe lo que hay que hacer. La gente viene y cumple perfectamente todas las medidas. Todos encantados y la prueba es que en Navidad hemos tenido una ocupación superior al 85%. No hemos tenido una caída de demanda en Fuerteventura. De hecho, vamos a estar muy bien de ocupación hasta el día 5 de enero. Donde sí hemos sentido esa caída ha sido en Lanzarote por ser un destino enfocado al mercado británico y familiar, el cual se ha visto afectado por no poder salir de su territorio.

¿Crees que algunos de estos cambios y medidas se mantendrán cuando la pandemia esté s controlada?

Voy a expresar una opinión muy personal, no soy técnico ni experto en este ámbito, pero me encantaría volver a estar como en el 2019. Lo que deberíamos mantener de cara al futuro es la ventilación de los espacios, pues no nos supone un cambio drástico y mantenemos un espacio ventilado y libre de contagios. Te puedo asegurar que a mucha gente le encantaría no usar mascarilla y compartir más entre nosotros, y más cuando vienes de vacaciones a un destino de playa.

Probablemente todavía nos quedarán uno o dos años usándola en el transporte público, como aviones y trenes, ante la inexistencia de la distancia interpersonal, pero en lo que a la vida cotidiana se refiere estoy seguro de que poco a poco muchas medidas se deberían ir relajando, a medida que bajen los contagios.

¿Qué ha cambiado para siempre en la gestión hotelera tras la pandemia?

La gestión hotelera ha logrado desarrollar una gran formación específica, tanto a nivel operativo como de gestión. Hemos aprovechado todo esto para incidir en la ventaja que tiene ser excesivamente limpios, porque no es solo el tema del contagio de este virus. En destinos del Caribe es muy normal que alguien se contagie de salmonela por la falta de higiene, y los hoteles de esa zona tienen unos protocolos de higiene muy estrictos.

Por tanto, hemos reforzado la formación sobre estos campos y el personal ha respondido de forma excelente.

¿De qué manera ha ayudado la digitalización a solventar los daños causados por la pandemia?

La digitalización ha ayudado muchísimo. Realmente ha sido un acelerador de los procesos. Nosotros, como cadena, viajamos frecuentemente a Lanzarote o Mallorca donde tenemos establecimientos y siempre nos veíamos limitados para poder conectarnos con nuestro puesto de trabajo y consultar cualquier documento. El tema de la pandemia ha acelerado el proceso de reconecting, a través de protocolos de red privada por internet (VPN) logrando teletrabajar sin ningún problema, lo que nos permite a día de hoy, en casos excepcionales, trabajar desde casa en caso de no poder asistir al puesto de trabajo en las oficinas.

Asimismo, nos ha generado muchísimo menos estrés laboral abriendo nuevas opciones de trabajo y pudiendo gestionar todo desde fuera. En la misma línea, nos ha ayudado a incrementar la comercialización nuestros hoteles en el canal online.

¿Cómo esperan el desarrollo del año 2022? ¿Abrirán nuevos establecimientos?

Tenemos 3 proyectos en cartera en Canarias y estamos a la espera de concretar los acuerdos. Yo creo que al menos 2 de los 3 saldrán casi seguro. Esperamos completarlos entre enero y febrero, por lo que creceremos aún más en las islas.

Buscamos expandir el conocimiento de nuestra marca que, a pesar de llevar numerosos años en el mercado, solo lleva 5 años de expansión. Asimismo, estamos trabajando mucho en implantar las medidas de sostenibilidad y de ahorro energético comenzadas el año pasado. Estamos en la búsqueda de sistemas de control de ahorro, tanto de agua como de electricidad.

Todas estas medidas de mejora que ya hemos implementado en nuestros hoteles nos han supuesto, a día de hoy, un ahorro de más de 2.600 toneladas de CO2 y casi unos 3 millones kilovatios/hora de menos consumo. Hemos logrado una reducción del 40% en el consumo del kilovatio/hora gracias a una implementación de sistemas de control de máquinas y a la colocación de lámparas led en todas las zonas de los hoteles. Si no hubiéramos aplicado todas estas medidas de ahorro energético, con el precio al que está el megavatio, ahora nos enfrentaríamos a unos costes casi inasumibles.

Me comentaba que están trabajando en nuevos proyectos hoteleros. ¿por qué islas muestran preferencia?

Estamos muy interesados en movernos a las islas principales, tanto a Gran Canaria como a Tenerife.

¿Qué aprendizajes diría que nos llevamos de estos años de pandemia?

El mejor aprendizaje es tomar consciencia de que la vida es muy corta. Hay que disfrutarla y hay que disfrutarla intensamente. Hay que ir con precaución, no hay que ser un suicida, pero tenemos que saber disfrutar.

- Publicidad - spot_img
- Publicidad -spot_img

Últimas noticias