lunes, enero 30, 2023
.spot_img

También te puede interesar

Francisco Rodríguez: “Nos estamos centrando en la expansión de nuevos productos que aportan un valor añadido a la empresa”

Tras los acontecimientos que han tenido lugar durante este primer semestre del año, ¿qué balance hacen en lo que al ámbito turístico se refiere?

Empezamos el año bastante bien, con muy buenas perspectivas y teniendo en consideración un cambio de tendencia respecto al final de la pandemia. La invasión de Rusia en Ucrania cambió ese escenario de golpe, sobre todo en torno al mercado polaco que para nosotros es bastante destacado. Notamos mucho la caída de las reservas, no tanto de las confirmadas, pero sí de las que tenían previsto llegar para Semana Santa y no se formalizaron. Tuvimos una buena Semana Santa gracias al turismo nacional y al mercado alemán, el cual empezó a bajar un poco su demanda después de la misma. Pero, actualmente, viendo que la guerra entre Rusia y Ucrania ha sido más larga de lo que se esperaba en un principio, se están ralentizando mucho las confirmaciones de reservas.

¿Cree que el turista se muestra reticente a viajar a consecuencia de la inflación que estamos viviendo?

 Sí. Realmente el disparate de la inflación, que ya venía subiendo desde el año pasado, viene determinado por la guerra. La inflación de 8,3 en marzo y 8,7 en abril está incidiendo en las decisiones de aquellos turistas que aún no habían planificado sus vacaciones. En cuanto a aquellas personas que tenían contratado un plan de vacaciones, no ha habido una cancelación masiva porque ya tienen las vacaciones pagadas y el efecto de la inflación lo van a tener en sus gastos diarios, pero el verano ya lo tienen contratado a un precio.

En este sentido y tomando constancia de estas circunstancias atípicas, ¿cuál está siendo la estrategia de la cadena hotelera?

Es cierto que los precios de los hoteles han subido, pero realmente solo han subido para aquellos espacios de venta directa, que en Canarias es muy poca. La gran mayoría de los hoteles en Canarias trabajamos con contratos de touroperación y esos cupos de touroperadores no se han visto modificados en el precio, porque no es posible cambiar el contrato de la noche a la mañana. Lo que ha sucedido es que en ese pequeño nicho de venta directa sí hemos tenido que subir los precios por un efecto de compensación de los costes

Al margen de estos ámbitos en los que han tenido que aumentar esfuerzos, ¿en qué líneas se moverá la expansión de la compañía?

Nos estamos centrando en la expansión de nuevos productos que aportan un valor añadido a la empresa. Nos está funcionando muy bien el modelo de apartamento. En Lanzarote es un éxito el R2 Bahía Kontiki, así como el complejo de apartamentos que tenemos en Mallorca, donde el mercado alemán apuesta fuertemente por este producto. Las dos proyectos que tenemos para comenzar este año van enfocados en esa línea, en trabajar en un servicio de apartamento en el que se incluye el desayuno

La sostenibilidad está más presente que nunca y sobre todo en el sector turístico, ¿qué peso está teniendo el cuidado del medio ambiente en R2 Hoteles?

Está teniendo muchísimo peso. Desde el año pasado ya teníamos un manual específico de prácticas de sostenibilidad y la cadena hotelera está aunando esfuerzos en este sentido. La aplicación de políticas dirigidas al ahorro de energías está siendo vital ante el elevado coste de la electricidad. En este sentido, desde nuestra central en Alemania están potenciando determinadas políticas sostenibles que, de hecho, los clientes solicitan.

Asimismo, uno de los complejos que vamos a abrir necesita una reforma integral y toda esa reforma se está planteando desde un punto de vista completamente sostenible y eficiente en todos los niveles.

¿Qué expectativas tienen de cara a los próximos tiempos?

 Para verano no han habido cancelaciones de reservas ya confirmadas, pero sí que notamos una ralentización de las reservas nuevas para julio y agosto. Aunque también es cierto que tenemos poca disponibilidad, con lo cual si vas a buscar fechas especificas se pueden solapar muchos días de tu deseo de vacaciones con días en los que no hay disponibilidad. Posteriormente, septiembre va a arrancar bien, pero hay que tener en cuenta cuánto va a durar el efecto de la inflación y la guerra de Rusia contra Ucrania a partir del verano. Si se prolonga en el tiempo va a influir en la confianza del turista a la hora de viajar. Me acuerdo que en enero decíamos que, si la tendencia no se rompía, 2022 iba a ser el año de la recuperación, el problema es que esa tendencia sí se rompió y hay que ver qué va a ocurrir.

- Publicidad - spot_img

Publicidad

Últimas noticias