viernes, diciembre 2, 2022
.spot_img

-Publicidad-

Amnesia Estival

También te puede interesar

Germán Suárez: “El proyecto más importante que tenemos en Las Palmas es ampliar nuestra capacidad”

GERMÁN SUÁREZ
PRESIDENTE DE ASTICAN
CO-PRESIDENTE
BOLUDA & SUAREZ
GENERAL CARGO

¿Qué balance hace Astican de esta crisis derivada de la pandemia?

La valoración que hacemos es positiva dadas las circunstancias y viendo lo difícil que por desgracia lo han pasado otros sectores, concretamente el turístico. En cuanto al transporte marítimo, la logística portuaria y las reparaciones navales, la facturación cayó bastante. Pero es cierto que pudimos mantener un margen positivo en las últimas líneas, algo que no esperábamos durante los primeros meses de pandemia.

El pasado año, con el confinamiento en marzo hubo una ralentización de la actividad. El verano fue flojo, con caídas de más del 50% del volumen. Sin embargo, tras el último cuatrimestre del año, después del mes de agosto, hubo un incremento lo suficientemente importante como para compensar las pérdidas acumuladas que llevábamos. La causa de esto es que en los primeros meses se produjo una estigmatización a España en Europa y a nivel internacional por tener los peores ratios de infección y muerte. Ese miedo a venir a nuestro país se notó. En el sector marítimo portuario el 90% de los clientes y armadores son extranjeros.

Además, hay que decir que determinados países de Europa incentivaron ese recelo en origen para que, en lugar de que los barcos hicieran la parada en Canarias u otro lugar de España, fueran hasta el norte de Europa. Por ejemplo, en el caso de las reparaciones navales, clientes que acudían de manera habitual al norte de la Península iban a Alemania, país al que hacía años que no visitaban para realizar una reparación naval. Todo porque allí se sentían seguros. Así, cuando pasa el verano y se demuestra que las mascarillas son efectivas y que con ciertas medidas se puede viajar y desarrollar la actividad profesional manteniendo precauciones. Es aquí cuando se reactivó la actividad y comenzamos a tener citas de los clientes extranjeros que enviaban a su personal, sin importarles que sus barcos hicieran las escalas que normalmente hacían en puertos españoles. Todo ello ayudó a compensar los primeros meses tan duros.

No obstante, Canarias y sus puertos ofrecen una virtud muy grande, como es la seguridad, ¿no es cierto?

 Exactamente, existe un segundo efecto, y es que los puertos canarios, tanto el de Las Palmas de Gran Canaria como el de Santa Cruz de Tenerife son los más seguros en toda esta zona del océano Atlántico. Y no solo me refiero solo a nivel sanitario y médico, sino también respecto a la seguridad física. Hay que resaltar que en este último año el Golfo de Guinea se ha convertido en el punto caliente del mundo donde más secuestros de barcos se dan, sobre todo en aguas de Nigeria y sus alrededores. Los primeros puertos que encuentran seguros los armadores en esta zona son los canarios.

En suma, el nivel de servicios es algo que también los distingue, puesto que durante toda la pandemia aunque bajara el volumen de facturación no hemos dejado de prestar ninguno de los servicios del portfolio de nuestros puertos en cuanto a aprovisionamientos, reparaciones, carga y descarga, etc. En mayo de 2020, el Ministerio de Fomento incluyó a los dos puertos de las islas capitalinas, al aeropuerto de Gando y al de Los Rodeos dentro de los carriles verdes de la Unión Europea, de tal manera que se permitían los cambios de tripulación a nuestros puertos. Esto ha sido fundamental porque en este aspecto ha habido bastantes complicaciones a nivel internacional en otros puertos y aquí supuso que recalara más tráfico. Hay que destacar la labor de Sanidad Exterior, que ha trabajado a destajo para que dichos cambios de tripulación se pudieran hacer de manera segura.

En 2019 usted afirmaba que su deseo era que Canarias fuera menos dependiente del turismo. Tras la pandemia, ¿cree que es necesario desarrollar un sector como el naval?

Sí. Pero hay que tener claro que el turismo siempre será, sin duda, el principal sector de Canarias. Otra cosa es que todo lo que pueda contribuir a generar crecimiento mediante otra actividad que sea netamente exportadora, siempre va a ayudar. Al final el turista se gasta el dinero en el hotel, el restaurante y las excursiones y ese importe circula en nuestra economía generando riqueza. Otra actividad netamente exportadora es la portuaria y otras como el suministro de combustibles, aprovisionamientos, etc.

Esto está explicado por escrito en la agenda del sector naval español que presenta la ministra de Industria en la que, por cada euro facturado a un barco que viene a hacer reparaciones a un astillero, se generan tres euros en la economía local. La capacidad para generar riqueza es muy alta. Todos los apoyos para el sector son fundamentales.

¿Siguen teniendo dificultades para detectar personal cualificado?

Sí, pero los motivos son diferentes. En general, el nivel de formación de las escuelas superiores y de formación profesional en Canarias es bueno.

 Formo parte de la Patronal europea de astilleros y puedo decir que la escasez de personal es algo que preocupa a muchos países. Esto se debe al número de personas. Deberíamos hacer entre todos una labor para atraer talento joven para que se vea que en el sector naval existe una progresión de futuro para que sea mayor el número de inscritos en los correspondientes grados de universidad o en la formación profesional. Respecto al tipo de formación, es evidente que la realidad va mucho más rápido que lo que se estudia en la academia y estamos trabajando en temas de formación dual, tanto profesional como de grado. Con esto se consigue que, aunque los estudiantes no hayan terminado sus estudios, puedan experimentar la labor práctica con un tutor en la empresa que les guía.

Esto produce que su incorporación a las empresas del sector se lleve antes a cabo, reduciendo la curva de aprendizaje. Lo que importa es que el poco personal que haya al menos sea productivo al 100%. Entre todos, el sector público y el sector privado, deberíamos aumentar la comunicación con los jóvenes y animarles a adentrarse en el sector naval.

¿Sigue siendo la apuesta por el talento local una de sus máximas?

Siempre ha sido una prioridad. Apostamos por estudiantes y pequeñas y medianas empresas de aquí. Si no los encontramos, entonces buscamos en la Península o en otros países europeos.

Astican siempre ha estado comprometida con la innovación y la tecnología. ¿Qué novedades puede comentarnos al respecto?

Además de incorporar el teletrabajo en aquellos puestos donde era viable, porque hay que tener en cuenta que en nuestra industria es más reducido que en otras ya que hay que estar a bordo del buque haciendo el seguimiento de las obras. Sin embargo, ha funcionado bien. Por otro lado, cuando un barco repara está a bordo el representante del propietario que confirma si está bien hecha o no la reparación. También hay equipos de fabricantes terceros que tienen que mandar a sus técnicos para verificar el correcto cumplimiento de la reparación. Es decir, que existen multitudes de perfiles que vienen de fuera a probar el trabajo que se realiza en el barco.

Así, con la situación de dificultad o temor a viajar, hemos acelerado el proceso de asistencia remota de todas estas actividades, por ejemplo dotando al personal de las gafas Google con cámara y comunicación a tiempo real a través de sistemas de internet conectados al barco. Hemos dado así mucha tranquilidad a los dueños de las embarcaciones y a sus técnicos. Desde su oficina en cualquier parte del mundo pueden observar a tiempo real las actuaciones. En el momento en que ponemos cámara a tus operarios y técnicos en el casco y en las gafas -están obligados a llevarlas por temas de protección ocular para soldaduras- aprovechamos y también grabamos el interior de los barcos en tres dimensiones.

 A la hora de llevarlo a cabo, hacemos los esquemas de actuación para anticiparnos a posibles interferencias y ser más rápidos en las obras. Toda esa documentación la enviamos a los armadores y a los clientes para que puedan trabajar con agilidad y realizar comentarios.

En definitiva, hemos acelerado planes que teníamos y la pandemia nos ha hecho darnos cuenta de que es posible trabajar en remoto mediante las nuevas tecnologías.

“Deberíamos hacer entre todos una labor para atraer talento joven”

Entre los meses de mayo y junio recibieron un premio por el proyecto Culturnova. ¿De qué se trata y por qué están orgullosos de ello?

Culturnova es un proyecto que pretende que los departamentos de la empresa no sean cajas oscuras en las que lo que está haciendo un compañero en un determinado departamento no lo sepan los demás. Procuramos que esta empresa sea transversal. Si todos sabemos lo que hace el otro, las propuestas comerciales y la resolución de casuísticas en producción se desarrollan con más efectividad y se genera confianza, compañerismo y apego a la empresa en el personal.

¿Astican ampliará su mercado hacia América?

Sí, casi tenemos ya el astillero de Panamá, el único con un dique seco de tamaño panamax en esa zona del Pacífico. Cualquier barco que entra en el Canal de Panamá original puede ser varado en el astillero y esa es una zona de paso por la que transcurren más de 14000 buques al año. La capacidad de ocupación total es muy alta. No obstante, tenemos que ser prudentes y esperar hasta después de verano y que se refrende el contrato con la autoridad marítima panameña y su gobierno.

Hemos sido los únicos que presentamos la oferta y, además, la comisión evaluadora de la autoridad marítima -organismo equivalente a Puertos del Estado en España- ya emitió un informe el jueves 22 de julio en el que se explica que nuestra propuesta, Astilleros Puertos de Balboa, S.A. -en el que nuestro grupo ostenta el 60% de las acciones, tiene 918 puntos sobre un total de 1000. Además, hemos ofertado el máximo canon que permitía el pliego. Por tanto, la comisión evaluadora recomienda al gobierno de Panamá adjudicar el contrato a nosotros puesto que es en el mayor interés del sector marítimo del país. Estamos muy contentos con esto.

¿Qué otros proyectos se encuentran en su planteamiento de futuro?

El proyecto más importante que tenemos en Las Palmas es ampliar nuestra capacidad de varada, de tal manera que podamos incluir en seco barcos más grandes que los actuales. Aparte de las 36000 toneladas de registro bruto que somos capaces de levantar y poner en seco por barco, nos gustaría llegar a las 80000 toneladas, lo que implica algo más que duplicar nuestra capacidad actual. Para ello debemos realizar una inversión importante y ya no podemos recurrir a la tecnología Syncrolift para levantar los barcos, sino que es necesario construir un foso o dique seco anejo a nuestras instalaciones.

 Con embarcaciones de estas magnitudes, el impacto en el sector naval puede ser importante por la necesidad de contratar más personal y de que los talleres y PYMES aumenten su tamaño también. De este modo y si Durante el 2021 hemos tenido dias donde han entrado a trabajar en Astican en el turno de mañana más de 700 personas, buscamos superar el millar de trabajadores con el astillero ampliado. Este es nuestro objetivo y no pararemos hasta conseguirlo.

- Publicidad - spot_img

Publicidad

Últimas noticias