miércoles, noviembre 30, 2022
.spot_img

-Publicidad-

Amnesia Estival

También te puede interesar

Juan Ramírez Said: “El sector tecnológico es el más pujante en Canarias y el único capaz de generar salarios altos, que pueden rondar los 40.000 euros”

·      El presidente de Inetel, vicepresidente de la CCE y miembro del Círculo de Empresarios analiza en esta entrevista, y desde sus diferentes cargos de responsabilidad, la realidad económica y social de Canarias

·      La defensa del REF, la modernización de la Administración, el empresario como generador de empleo o la formación de tecnólogos son algunas de sus reivindicaciones

·      En cuanto a los fondos europeos, este empresario asegura que “hay un gran desencanto, iban a ser una gran oportunidad para Canarias y se están quedando por el camino”

Su sector, el de la tecnología y la innovación, está experimentando un crecimiento exponencial, ¿cómo están viviendo este boom?

La pandemia ha traído, de manera colateral, la necesidad de digitalización de forma urgente por parte de las empresas. Se ha acelerado un proceso que tendría que haber sido más largo en el tiempo y eso nos deja también una tremenda falta de profesionales, no solo en Canarias, en todo el mundo. Aquí tenemos un déficit de 7.000 empleos y en Madrid es de más de 40.000.

Las carreras de ingeniería, tradicionalmente, no han tenido buena prensa dentro de la oferta de estudios, los estudiantes las consideran difíciles. Sin embargo, es el sector más pujante y el único capaz en Canarias de generar salarios altos, más cercanos al sector industrial que al de servicios.

¿Cómo podemos solucionar este problema?

Parte de la solución pasa por generar más oferta en formación profesional. Muchos de los puestos que demandamos se pueden cubrir, perfectamente, con profesionales que vienen de la FP. Hablamos de sueldos que para perfiles con experiencia pueden llegar a rondar los 45.000 euros anuales.

Otro asunto importante es la movilidad. Un aspecto que se ha vuelto perverso, porque antes nos “robábamos” entre empresas de aquí, pero la globalización y el teletrabajo se lleva a la gente que está mejor formada. Es complicado competir con salarios de Noruega que pueden llegar a los 72.000 euros/ año. La solución a esto… lo mismo, generar más profesionales para que el mercado pueda absorber esta huida.

Desde las empresas hemos puesto en marcha nuevas estrategias de fidelización, por ejemplo, de sentido de pertenencia, para paliar este traspaso al mercado global.

¿La opción del teletrabajo es una condición también para negociar esos contratos?

Sí claro, pero el teletrabajo mal gestionado produce desafección, la socialización es fundamental para la productividad y la felicidad en el puesto de trabajo. Y no podemos obviar que, al menos en nuestro sector, la falta de unas adecuadas condiciones del lugar de trabajo en casa y la disminución de la concentración, genera una tasa de errores más alta de lo normal.

El teletrabajo debe ser una estrategia, no una condición. La empresa Apple, que no se caracteriza por cometer muchos errores, fue la primera en llevarlo a cabo. Desde luego podemos afirmar que no debe formar parte de ninguna estrategia sana de una empresa a futuro.

¿Cómo valora su incorporación como vicepresidente de la Confederación Canaria de Empresarios?

Entiendo que mi papel puede aportar valor porque nuestro sector nunca había ostentado una vicepresidencia. La nueva directiva está muy cohesionada y todos los cargos electos tenemos muy clara la necesidad de un proyecto común, que esto no va de hacer cada sector la guerra por su cuenta, debe hacerse de manera conjunta. Si Canarias va bien, todos vamos bien.

Nuestra batalla común más importante ahora es conseguir que el REF sea respetado. Como ocurre con el fuero vasco, tenemos que convencernos de que es un derecho y no porque seamos unos “pedilones”, es por nuestra condición de ultra periferia.

Siempre han defendido, y es un mantra del Círculo de Empresarios, que se debe mejorar la relación entre la empresa y la Administración, ¿cómo?

Lo primero es modernizarla. Mientras esto no se produzca da igual lo que hagamos. Lo que no es posible es que tengamos que presentar un papel 17 veces, un papel que, además, ya tiene la Administración.

Debemos trabajar por cambiar la percepción del empresario. No somos enemigos de nadie. Somos el único vehículo capaz de generar empleo y riqueza. Hay piratas en todos los colectivos, pero la mayoría del empresariado está comprometido con el desarrollo de nuestra comunidad.

Ha tenido una participación activa en la gestión y defensa de proyectos para captar fondos europeos para Canarias, pero parece que no terminan de llegar, ¿qué está pasando?

El tiempo se lo está comiendo todo y no termina de cuajar ninguno de los proyectos. No quiero ser catastrofista, pero tenemos muy claro que no van a responder a las expectativas. Hay un gran desencanto con lo que parecía ser una gran oportunidad para Canarias. Esperamos que no se convierta en una absoluta decepción y nos quedemos a mitad del camino.

¿Qué espera del futuro gobierno regional?

Además de una buena gestión de lo Público, que sea capaz de trasladar al Estado y a Europa nuestras necesidades como región ultraperiférica. Para que, de este modo, podamos tener futuro.

¿Qué valoración hace de los últimos presupuestos regionales?

Lo importante de los presupuestos no son las cifras sino cómo se aplican y la letra pequeña. En concreto para mi sector, se tiene que sustanciar en que las ayudas previstas lleguen de verdad a las empresas para una real digitalización y no para cubrir el expediente. Para que sean rentables en el corto y medio plazo. Vamos a estar vigilantes a los gestores públicos para ver cómo se articulan estas partidas presupuestarias.

Sobre el CÍRCULO DE EMPRESARIOS DE GRAN CANARIA

El Círculo de Empresarios de Gran Canaria es una organización sin ánimo de lucro que aglutina a un conjunto de empresarios, ejecutivos y altos directivos de empresas de reconocido prestigio, con amplia trayectoria profesional y consolidada formación humana e intelectual. Las empresas a las que representan dan empleo a más de 30.000 personas en todo el archipiélago. Sus miembros provienen de sectores como la automoción, la construcción, el turismo, el transporte, el sanitario, el comercio, la distribución, las inversiones, la tecnología o la alimentación. Su principal misión es la de promover el progreso económico y social y la conservación y mejora de la identidad de las islas a través de la libre empresa y la economía de mercado.

- Publicidad - spot_img

Publicidad

Últimas noticias