jueves, diciembre 9, 2021
- Publicidad -spot_img
- Publicidad -spot_img

También te puede interesar

La Era de la Infoxicación

La Tierra es plana; el genocidio Rohinyá; la lejía cura el Covid19; la “Primavera Árabe”; la injerencia rusa en las elecciones de EEUU; el hombre no ha pisado la Luna. Seis frases aparentemente inconexas, pero que tienen mucho en común.

- Publicidad -

Teorías, conspiraciones, movimientos sociales, negaciones de la evidencia científica, influencias mentales que pueden llegar a provocar cambios de gobierno, derrocamientos e incluso asesinatos masivos usan como plataforma de difusión instantánea las RRSS y nos enfrenta a uno de los mayores retos a los que se enfrenta la sociedad moderna: La Era de la Infoxicación. Todo comenzó allá por 1947, cuando la Guerra Fría estaba empezando a dar sus primeros pasos, provocando un soterrado y sucio enfrentamiento entre ciudadanos de todo el mundo: los “Capitalistas occidentales”, con EEUU al frente, y los “Comunistas orientales”, capitaneados por la extinta Unión Soviética.

Aquella batalla por el control del planeta motivó importantísimos avances científicos, como la creación de ARPANET que permitía el intercambio instantáneo de información entre instituciones, y preludio de lo que se conocería como Internet, la cual nacería en 1991. No es hasta 1997 cuando surge lo que para muchos es la primera red social del mundo, SixDegrees, la cual estuvo operativa solo durante 4 años, pero que sin duda sentó el precedente de la expansión ilimitada de Redes Sociales que existiría en los comienzos del siglo XXI. SixDegrees permitía localizar a otros miembros de la red y crear listas de amigos, aunque comercialmente nunca llegó a tener rentabilidad y acabó desapareciendo. Es entre 2002 y 2003 cuando nace MySpace (orientada a la música), Friendster (videojuegos) o LinkedIn (red profesional orientada a los negocios), habiendo desaparecido las dos primeras y manteniéndose operativa la última de ellas, con más de 600.000.000 de usuarios activos.

 Año 2004, Harvard. Un joven Zuckerberg crea Facemash, que busca conectar a los estudiantes de la Universidad entre ellos, y que posibilita que haya un espacio virtual donde opinar sobre quienes eran las personas más atractivas del Campus. Cuando la dirección de la Universidad tiene conocimiento de la creación del portal, deciden expulsar al joven estudiante. Este asunto no le afecta y continúa trabajando en el desarrollo y ampliación de las posibilidades de la plataforma, y acaba evolucionando hacia lo que hoy conocemos como Facebook y que dispone de más de 2.500.000.000 de usuarios al mes. En 2005 se funda Youtube, como un espacio donde poder enviar videos a tus amigos de manera sencilla.

 Hoy en día cuenta con casi 2.000.000.000 de usuarios activos de manera mensual. Twitter, nace en 2006, como un espacio de microblogging donde se buscaba condensar la información en mensajes que en aquel entonces estaban limitados a 140 caracteres y que hoy se han expandido a 280. 340 millones de usuarios en todo el mundo, y una indudable influencia sobre los medios de comunicación es el resultado del crecimiento de esta red.

En el año 2009 y 2010 nacen Whatsapp e Instagram, los cuales a día de hoy están bajo el paraguas de Facebook, con unas cifras de usuarios que superan los miles de millones…. Luego vendrían Pinterest, Google+, Xing, Twitch, Snatchap, y la última en llegar… Tik-Tok. No son pocos los estudios que determinan que casi el 85 % de la población en España está en alguna o en varias de estas redes sociales, empleando una media de más de 2 horas diarias en sus perfiles y más de 6 horas navegando por Internet. El uso abusivo de las Redes Sociales, así como el excesivo tiempo en el que se navega por Internet, lleva aparejado un riesgo aún mayor que el del sedentarismo y la desconexión social que provoca estar pegado a una pantalla casi el 33 % del tiempo del día. Y es que la proliferación de Fake News y datos no contrastados que abunda por la red, imposibilita que el usuario sea capaz de discernir entre lo que es cierto y lo que no en medio de toda esa Infoxicación. ¿Pero qué es la infoxicación? La infoxicación es un término acuñado por Alfons Cornella en el año 1996, y responde al “exceso o sobrecarga de información, que te impide profundizar en los temas que abordas”.

Día a día nos enfrentamos a miles de pequeñas dudas o decisiones que vienen motivadas por los impulsos digitales que recibimos: preguntas por whatsapp, notificaciones en nuestras redes sociales, correos electrónicos, pop-ups, llamadas telefónicas, y un largo etcétera. No resulta descabellado creer que algunas (o muchas) de las dudas que nos surgen, las resolvemos buscando respuestas en internet, pero esas respuestas posteriormente no nos paramos a confrontarlas, y ahí es donde surge el problema y es que muchas veces damos como cierto algo que hemos leído en la red, sin preguntarnos el origen de dicha información. Dos de los usos más asociados a la palabra “consumidor” son el que está relacionado con el uso de las drogas, y el que está asociado al uso de las Redes Sociales.

 Estoy plenamente seguro de que somos conscientes de que las redes sociales tienen una finalidad lucrativa, y buscan principalmente mantener “enganchado” al consumidor el mayor tiempo posible. Cuanto más tiempo estemos usando esa red social, mayores posibilidades de ver anuncios tendremos (en Instagram, una de cada cuatro publicaciones que el consumidor ve en su muro son publicidad. Y si no se lo cree, le invito a que lo compruebe). Los algoritmos de las RRSS, están siendo entrenados para mantener la atención del usuario, y mostrarle aquella información con la que en teoría el usuario se siente más cómodo, potenciando la polarización de las personas y metiéndonos poco a poco en comunidades endémicas donde las personas que ahí se encuentran piensan igual o parecido a nosotros, lo cual va fomentando la proliferación de bulos, teorías conspiranóicas y pensamientos extremistas.

Comienzan a haber pequeños avances políticos sobre la importancia de empezar a eliminar las Fake News de las RRSS, avances que precisan de una coordinación de todas las fuerzas políticas, para garantizar que no se cruce la frontera ética entre control y represión que se está dando en países como China donde el estado determina qué se puede decir y qué no. El problema seguirá estando en la impunidad que tienen algunos usuarios para difundir noticias falsas, mancillar el honor de otras personas, o fomentar los ataques personales y de odio, al esconderse detrás de identidades falsas.

 Y ante eso solo existe una solución, que para mí pasa por la creación de una Identidad Digital Única, que estuviera asociado al DNI electrónico y que conllevara la responsabilidad personal ante los comportamientos de las personas en el entorno digital, tal y como somos responsables de nuestros actos en el mundo “normal”.

Quizá otro día pueda escribir sobre los peligros que se esconden tras el mal uso de la Inteligencia Artificial o de la aparición de las Deep Fakes; hasta entonces algunas de las soluciones que propongo ante los peligros de la Era de la Infoxicación son la creación de una Identidad Única Digital, animar a los usuarios a confrontar la información y rogar porque el gobierno ponga cuanto antes una herramienta que permita un control sobre las Fake News para evitar su proliferación, y así evitar que haya terraplanistas y personas que crean que beber lejía cura la Covid-19, entre otras barbaridades que circulan por la red

Igor Suárez
POLITÓLOGO,
MARKETING, ESTRATEGIA,
COMUNICACIÓN

- Publicidad - spot_img
- Publicidad -spot_img

Últimas noticias