viernes, diciembre 2, 2022

También te puede interesar

La importancia de aprender de las situaciones críticas

Estamos viviendo una etapa que desde el 2020 con la llegada de la COVID 19 nos ha tocado a nivel mundial, bailar con la más fea.

Dentro del drama, seres humanos fallecidos a consecuencia de la pandemia o con secuelas desencadenadas por ella, por no hablar del confinamiento y las malas consecuencias económicas que se produjeron sin olvidarnos de los ERTES que hoy en día sigue causando estragos en la sociedad.

Supuestamente eso debería habernos echo reflexionar. Pero no, nos definimos como humanos que no tropiezan dos veces en la misma piedra, sino todo lo contrario: dos, tres, cuatro….

Ya en el 2008 sufrimos una crisis a consecuencia de la burbuja inmobiliaria, en donde bancos y empresarios se dedicaron a levantar a diestro y siniestro, llevando a muchas familias a la ruina.

Estas etapas no han sido suficientes para despertar o bajar de las nubes.

Aparece una nueva clase social: Trabajadores que estando activos y activas, están en la pobreza. Quien nos lo iba a decir, pero así ha sido y es, porque si tu salario es inferior a los gastos de la cesta de la compra, gastos de hipotecas o alquileres, gasolina, o incluso gastos del transporte público es imposible salir del agujero.

Nos dicen que nos apretemos el cinturón, cosa que no hace fata que nos digan, porque nosotros mismos lo estamos viviendo y no queda otra.

Ahora en el 2022 con países en guerra como es Rusia contra Ucrania nos pone un nuevo escenario que si antes el que había ya era duro, este remata la situación, porque la guerra sigue ahí, sin entender el por qué no se ha puesto fin, y donde te preguntas para que sirven los diferentes organismos europeos, así como a nivel mundial.

Lo que está claro es que aquí solo vale poner el objetivo en países con diferentes riquezas que han estado exportando y que ahora a consecuencia de la guerra, nos van cerrando el cerco.

¿Y quiénes son los responsables de poner fin a una guerra sin sentido?

¿Qué hay detrás de estas guerras, porque no nos olvidemos que hay países que llevan décadas sufriendo bombardeos un día sí y otro también?

Ya nos alertaron desde a Unión Europea como el Gobierno de España, que después del verano volveríamos a sufrir una crisis económica muy dura. Sobra decir que ya llevamos sufriéndolo desde hace tiempo.

Las vacaciones veraniegas han sido disfrutadas por quienes se lo han podido permitir teniendo en cuenta que ya tenemos a la vuelta de la esquina el regreso a colegios, Jardines de Infancia, Institutos y Universidades. Y aquí si hago una nueva pregunta: ¿Cómo pretenden que ahorremos si es algo surrealista en estos tiempos?

¿Cómo se va a hacer para que todos los críos, adolescentes, adultos puedan estudiar siendo testigos de la burrada de precios?

¿Quiénes siendo hijos de padres trabajadores deben dejar a sus hijos en los comedores escolares, teniendo en cuenta los precios disparatados de los alimentos?

Son demasiadas preguntas que ni siquiera sé si tienen respuestas.

¿Sí quiero dejar algo claro y es que, si este es el triste escenario, en qué punto les va a afectar a quienes están en el Congreso, el Senado, ayuntamientos, cabildos, gobiernos autonómicos…? Porque doy por hecho que este peso recae sobre todos.

Como tampoco pienso culpar a un gobierno de esta situación, porque si el que estuviera gobernando la derecha, perdonen que les diga, prefiero no pensar los índices de pobreza que estaríamos presenciando. Sólo hay que escuchar cuando se menciona a los más ricos y tener que escuchar que han ganado menos que en otros años, al igual que la Banca.

Son demasiados factores para tener en cuenta. Pero, sobre todo, tengamos claro que hace años estando Zapatero de presidente del Gobierno, quien no dejó clara la situación que vivimos en su momento y se le acusó de la falta de transparencia, y que hoy en día Pedro Sánchez el actual presidente dice las situaciones que estamos viviendo y que en este caso sí ha dicho lo que muchos no quieren escuchar.

Matizo lo anteriormente mencionado, porque vivimos en un país, que no será el único, donde las personas prefieren escuchar aquello que no les causa temor, a que se hable claro. Y ese problema es nuestro, no de quienes gobiernan.

Para finalizar, insisto, bajen los sueldos de los cargos públicos, y busquen medidas para quienes su situación es límite.

Y si alguien se pregunta porque no menciono a otros partidos, yo me adelanto: Porque unos prefieren remar en el mismo sentido sin que nadie se baje del barco, y otros prefieren dejar “cadáveres” por el camino para evitar que los grandes caigan en picado.

Artículo anteriorCurso intensivo sobre Canarias
Artículo siguienteSe busca talento digital
- Publicidad - spot_img

Publiciad

Últimas noticias