lunes, noviembre 28, 2022
.spot_img

-Publicidad-

Amnesia Estival

También te puede interesar

La incertidumbre económica y la inflación comienzan a deteriorar la confianza de los empresarios

·         La confianza de las empresas del Archipiélago retrocede un 1,4% en el cuarto trimestre del año respecto al tercero, siendo este descenso menor que el registrado en el conjunto del país (-2,9%). 

·         Un 25% de las empresas canarias mejoró sus resultados durante los meses de verano respecto al segundo trimestre del año, y un 55% los mantuvo estables. 

·         Todos los sectores experimentan un descenso, excepto la construcción, que mantiene sus cifras de estabilidad (0,4%) y “Transporte y Hostelería”, que crece un 4,1%. Por islas, La Gomera y Gran Canaria son las únicas que registran un saldo positivo.

La confianza de las empresas canarias de cara al cuarto trimestre del año es menos pesimista que la del conjunto de empresas españolas, aunque comienza a verse deteriorada por la incertidumbre y los efectos de la inflación.  Así se refleja en el Indicador de Confianza Empresarial presentado hoy por la Cámara de Comercio de Santa Cruz de Tenerife, que del tercer trimestre del presente año al cuarto se muestra una caída del 1,4% en las Islas, algo inusual para el mes de octubre que coincide con dos períodos de gran actividad económica para el Archipiélago: el verano y el comienzo de la temporada turística de invierno. Un descenso, sin embargo, en el que Canarias se mantiene alejada del conjunto del país (-2,9%) y por debajo de la mayoría de los territorios.

Este retroceso viene protagonizado tanto por la elevada inflación existente como por la constante incertidumbre económica a la que se ven sometidas las empresas, produciéndose como consecuencia más directa un deterioro de la confianza empresarial que ya augura una reducción del rimo económico de cara a los próximos meses. 

Así lo afirma el presidente de la Cámara de Comercio de Santa Cruz de Tenerife, Santiago Sesé, que destaca “los datos muy positivos registrados durante los meses de verano, con un 80,9% de empresas que afirman haber mantenido o incluso mejorado su actividad respecto al trimestre anterior. Sin embargo, de cara a la temporada de invierno observamos una tendencia hacia la estabilidad, algo normal después de quince meses de crecimiento, pero también un incremento en las expectativas desfavorables, lo que provoca este descenso en el indicador de confianza”. 

“Esto es consecuencia”, prosigue Sesé, “de la mella que viene causando desde comienzos de año la inflación, que ya se deja sentir tanto en la reducción del poder adquisitivo de los consumidores como en los incrementos de los costes de explotación de las empresas. Sin embargo, y pese a este previsible deterioro de cara al cierre del año, las cifras positivas que hemos registrado desde el inicio del año hasta el mes de septiembre no modifican las previsiones económicas que realizamos desde la Cámara, y mantenemos una estimación de crecimiento de la economía entre el 6,5% y el 7%.” 

El Indicador de Confianza Empresarial, desglosado

Analizando estos resultados de manera desglosada observamos cómo la confianza empresarial registra un incremento en el grupo “Transporte y Hostelería”, que con un 4,1% es el único crecimiento notable. La construcción mantiene los resultados de estabilidad que venía mostrando durante los últimos meses (0,4%), pero se enfrenta a una complicada situación derivada por la falta de suministros y el constante aumento de precios, que dificulta enormemente la elaboración de presupuestos e incluso la rentabilidad de las licitaciones”. 

En la otra cara de la moneda encontramos los sectores con mayor descenso de confianza: el grupo “Otros Servicios” decrece un 1,3%, la industria cae un 3% y, el sector comercial lidera la caída con un 5%, algo especialmente llamativo teniendo presente que los últimos meses del año y, más concretamente, períodos como el Black Friday o las compras navideñas suponen la mejor época para su actividad.  

Estudiando el comportamiento de este indicador por islas, se observa un decrecimiento generalizado, produciéndose el más acusado en La Palma con un -8,1%, seguido de El Hierro (-5,7%), Fuerteventura (-2,8%) y Lanzarote, que pese a haber tenido muy buenos resultados en los meses de verano, las malas expectativas hacia el cierre del año provocan que también registe un descenso del 2,8%. Por su parte, La Gomera y Gran Canaria incrementan su indicador de confianza con un 4,1% y un 1,9% respectivamente, debido a unas previsiones menos negativas que el resto, al igual que sucede en Tenerife que, sin embargo, con un 0,1% se queda en terreno de estabilidad.  

La inflación, principal factor limitador de la actividad empresarial

Las respuestas trasladadas por los empresarios en la encuesta del ICE de octubre apuntan claramente a la inflación como principal factor limitante para el natural desenvolvimiento de su actividad. La subida de precios de insumos tan esenciales como la energía o de las materias primas y suministros, con un aumento motivado tanto por la escasez de los mismos como por el efecto arrastre que genera el conjunto de la economía, obligó a un 37,4% de los empresarios encuestados a aumentar sus precios durante el tercer trimestre del año. Un incremento que, si bien se mantiene en las previsiones para los próximos tres meses, tiende hacia la moderación pasando a un 31,4% de empresarios que esperan subir precios.

Ateniendo a las perspectivas del mercado de trabajo, los 844 establecimientos encuestados mostraron un claro comportamiento de cautela: si bien el 15,4% de los encuestados incrementaron sus plantillas durante el tercer trimestre, el 13% del tejido productivo lo redujo. Esta diferencia se acrecienta aún más en las perspectivas para los meses de octubre a noviembre: el 16,5% de los establecimientos considera una posible reducción de plantilla mientras que solo el 7,2% confía en realizar nuevas contrataciones.

- Publicidad - spot_img

Publicidad

Últimas noticias