martes, agosto 9, 2022

También te puede interesar

La inflación aumenta la pobreza energética

Según el INE en mayo la inflación se situó en el 8,7% y en la electricidad escaló hasta el 30,2% en el interanual. Esto se traduce a que muchas empresas tengan dificultades para hacer frente a las facturas de energía y que evidentemente lo tengan que repercutir en lo que ofrecen al mercado desde un cortado, habitación de hotel o la cesta de la compra en el super del barrio. Debido a este incremento del coste de la electricidad el autoconsumo fotovoltaico está creciendo exponencialmente, y en Canarias se cuentan por miles las familias, empresas y hoteles que han puesto paneles solares a fin de abaratar el recibo de la luz.

Pero, ¿qué pasa con las familias que no pueden permitirse esta inversión? La triste realidad es que miles de familias entran en lo que se denomina pobres energéticos, familias que tienen que restringir el uso de la energía en sus viviendas a fin de conseguir que puedan llegar a fin de mes y no estamos hablando de apagar el aire acondicionado un par de horas al día, sino que repercute mucho más allá ya que afecta desde la higiene hasta la forma que preparamos los alimentos todo para que no te corten la luz por impago. Y aquí es donde el gobierno socialista de Canarias tiene una tarea pendiente con las familias que a duras penas llegan a final de mes. Creo que se olvidaron cuando empezaron a gobernar de ellos y que, con los incrementos del coste de la electricidad de los últimos dos años, y con una inflación galopante, no les veo muy por la labor de tenerlos en cuenta.

Veamos el ejemplo del estado de California donde se ha impuesto una iniciativa que «castiga» a las empresas más contaminantes para beneficiar a las familias sin recursos. Y es que allí, todas las empresas que sobrepasan los niveles de contaminación permitidos tienen que pagarles los paneles solares a las familias con pobreza energética. De esta manera, todas esas familias de bajos ingresos o directamente sin ingresos tienen energía solar sin coste. Este programa está dirigido por la organización sin ánimo de lucro GRID Alternatives, quienes gestionan todo y eligen a las familias que cumplen una serie de requisitos. En el programa se les pide a las fábricas, centrales eléctricas, refinerías de petróleo y similares «comprar créditos» por cada tonelada de gases contaminantes que emitan al medio ambiente. Esta iniciativa ha conseguido que la multa que pagan las empresas contaminantes ayude a la salud del planeta y además a las personas más desfavorecidas.

 Es una iniciativa apoyada por el estado de California, incluidos los representantes más conservadores. ¿Nos imaginamos al Gobierno de Canarias poniendo estas leyes donde a Endesa, Cepsa, Disa y todas aquellas empresas que por una razón u otra contaminen más de la cuenta o bien no tomen medidas para el ahorro energético les repercuta en multas que vayan directamente a las familias en el umbral de pobreza energética? Creo que un gobierno socialista debería trabajar esto como prioridad. Contamos con muchos millones de euros en fondos europeos para desarrollar planes como este o similares donde con un poco de ganas podemos aprovechar el sol como recurso energético limpio y no dejar a nadie en el camino.

- Publicidad - spot_img

Publiciad

Últimas noticias