jueves, enero 20, 2022
- Publicidad -spot_img

También te puede interesar

La previsión de ocupación hotelera para los dos primeros meses de 2022 en Tenerife cae al 61% y al 54% en un difícil arranque de año

Los establecimientos asociados a Ashotel cerraron el periodo navideño en Tenerife en el 73% de media, en La Gomera en el 88% y en El Hierro (46%) y La Palma (36%) hubo un desplome

- Publicidad -

Las previsiones de ocupación media hotelera de la encuesta de alojamiento de Ashotel para estos dos primeros meses de 2022 ponen de manifiesto las dificultades que atraviesa el sector turístico en Canarias en plena temporada alta por excelencia, tras cerrar unas Navidades razonablemente aceptables, salvo en El Hierro y en La Palma. Las consecuencias de esta sexta ola de coronavirus, protagonizada por la contagiosa variante ómicron, se muestran directamente en las reservas previstas a día de hoy en Tenerife, que se sitúan en el 61% para enero y en el 54% para febrero.

Por zonas de Tenerife, enero prevé una ocupación en la zona sur del 64%, el norte del 52% y la zona centro también del 64%; estas cifras caen para febrero, con el 58% en el sur, el 40% en el norte y el 47% en la zona centro (área metropolitana).

En las islas verdes, las previsiones de ocupación media de esta encuesta de Ashotel no son mejores, salvo en La Gomera, que supera los datos de Tenerife y prevé un mes de enero al 84% y febrero al 80%. La Palma continúa con la tónica de las navidades pasadas y estima para enero el 29% y para febrero el 16%. En el caso de El Hierro, dato especialmente bajo para un periodo vacacional, se observan grandes diferencias en cuanto a la previsión de ocupación entre los distintos establecimientos, lo que influye en la media.

Navidades aceptables

El periodo navideño en Tenerife (del 20/12 al 09/01) cerró con una ocupación hotelera media del 73,4%, según la encuesta que ha realizado Ashotel entre sus establecimientos asociados, ligeramente por encima de la previsión inicial del 67%. Por zonas, el sur cerró al 75,7% este periodo vacacional por excelencia en Canarias, enmarcado en plena temporada alta, mientras que la zona norte se quedó en el 66,5% y la zona centro en el 63,1%.

La Gomera, por su parte, registró los mejores datos de ocupación, con casi el 88% de media, mientras que El Hierro arrojó datos más bajos (45,6%) y La Palma, tal y como se preveía, se desplomó al 36,7%, una isla que lleva varias crisis solapadas, la última, la de la erupción volcánica y la consecuente paralización de la turoperación.

Adaptar las restricciones

Ashotel considera que en la actual situación pandémica, con Tenerife en nivel 4, pero con un porcentaje de vacunación muy alto, las restricciones actuales deberían estar adaptadas a este escenario de inoculación de la vacuna. “Si bien Ashotel no puede ni debe entrar en el debate científico-sanitario, consideramos que las restricciones deben adaptarse, más aún si cabe cuando el propio presidente del Gobierno nacional, Pedro Sánchez, ha informado de que a partir de ahora el tratamiento de esta situación debe ser como el de una gripe común”, comenta el gerente de Ashotel, Juan Pablo González, quien añade que este planteamiento “debe trasladarse a las comunidades autónomas para que los diferentes sectores económicos, entre ellos el turístico, puedan remontar su actividad”.

Durante toda esta pandemia el sector hotelero canario ha actuado de forma responsable e, incluso, ha sido pionero en la puesta en marcha de controles de pruebas negativas, a la entrada de los huéspedes a sus establecimientos, incluso antes del inicio de la campaña de vacunación en diciembre de 2020. Este ejercicio de responsabilidad ha permitido mantener a raya la enfermedad en hoteles y apartamentos, que no han sido en ningún momento escenario de focos de contagios.

Además, se mostró partidario de la solicitud del certificado COVID para todos aquellos espacios de pública concurrencia, entre ellos los propios establecimientos hoteleros, para mantener a raya la expansión del virus y pidió también a mitad de diciembre de 2021 la necesidad de establecer un corredor sanitario turístico con el Archipiélago. Ashotel comparte el planteamiento de que las Islas son una comunidad en la que el importante peso del turismo (35% del PIB y 40% del empleo) debe tenerse en cuenta a la hora de establecer medidas que permitan salvaguardar en parte el motor de la economía canaria.

Entre las restricciones a la movilidad, ha sido positivo, por ejemplo, que Reino Unido, uno de los principales mercados emisores de turistas a Canarias, eliminara desde el 7 de enero la obligatoriedad de presentar una prueba negativa a sus nacionales al regreso a su país; sin embargo, España aún mantiene para los británicos la obligatoriedad de presentar certificado COVID al entrar en territorio nacional para todos los mayores de 12 años, cuando la segunda dosis de la vacuna en la franja 12-17 años en Reino Unido no se ha pautado hasta hace relativamente poco tiempo, lo que ha provocado miles de cancelaciones de reservas en este último mes.

- Publicidad - spot_img
- Publicidad -spot_img

Últimas noticias