domingo, enero 29, 2023
.spot_img

También te puede interesar

Las medidas anti inflación siguen sin funcionar 

Los datos de la inflación del mes de Julio no son nada halagüeños y las medidas de contención de los mismos, no están dando los resultados esperados, así lo manifestó el Presidente de CEOE Tenerife quien calificó los cifras publicados hoy por el Instituto Nacional de Estadística (INE), como un reflejo de que la inflación ya se está trasladando a los precios de consumo.  

Según la tasa interanual del Índice de Precios de Consumo (IPC) nacional, publicado en el día de hoy, por el INE,  la variación interanual se eleva hasta el 10,8% para el conjunto nacional. En Canarias, sin embargo, esta tasa se sitúa en un 9,4%, lo que coloca al archipiélago como la región con menor Índice del país, como ocurrió en el pasado mes de junio. 

La inflación subyacente, por su parte, entendida como la variación en los precios de los bienes y
servicios del IPC, pero excluyendo los bienes energéticos y alimentos sin elaborar, a nivel nacional
se sitúa en el 6,1% interanual, mientras que en las Islas Canarias es de un 5,9%, lo que estaría
reflejando el esfuerzo del tejido productivo, en una situación todavía muy delicada para muchos
sectores, para no repercutir todo el aumento de costes en sus precios finales de bienes y servicios.
Las grandes empresas han optado por la captación de fondos de tesorería para pasar los próximos
meses, pero las pequeñas empresas no tienen esa posibilidad. Hay que articular fórmulas para que
PYMES y autónomos puedan disponer de tesorería para hacer frente a las diferencias de consumo.
Una inflación crónicamente alta le impone muchos costos a una sociedad. Gran parte del
incremento de precios que se observa en muchos componentes del IPC obedece a factores externos
a la economía española, como las consecuencias del conflicto bélico y los problemas de
suministro. Además, la prolongación de la guerra de Ucrania, entre otros acontecimientos, puede
seguir condicionando la evolución de los precios de muchos productos, como el gas, el petróleo o
los cereales, y estos a su vez a los precios de otros productos de los que son materia prima. Con las
rentas de las que disponen las familias, el nivel de consumo será inferior al habitual, lo que puede
conllevar a problemas estacionales de suministro en algunos sectores.
En este contexto, resulta especialmente relevante evitar un escenario en el que los aumentos de
los precios y salarios se retroalimenten entre sí, pues esto podría producir efectos de segunda ronda
que nos lleven a una espiral inflacionista.

- Publicidad - spot_img

Publicidad

Últimas noticias