sábado, julio 24, 2021
- Publicidad -spot_img

También te puede interesar

Las renovables y su rentabilidad en la empresa Canaria

La experiencia e ilusión del empresariado canario en las renovables no es nuevo, siempre han atraído dos cosas, no sé el orden de las mismas pero son: disminución de emisiones de CO2, y el ahorro de costes energéticos. Nos han enamorado todos los inventos que han llegado a nuestras islas con modelos de negocios variopintos que han calado según quien tomara la decisión en la empresa, entiéndase la dirección financiera o la gerencia.

- Publicidad -

Cuando comencé mi andadura en las renovables, alrededor del 2005, donde la predominante era la Solar Térmica (los paneles que calientan agua y hacen que los hoteles tengan las piscinas a 28º), inicialmente se obtenía un gran ahorro, hubo subvenciones FEDER, buenas empresas instaladoras canarias y con los costes de las energías fósiles de aquel entonces tuvo un gran éxito. Entonces llego la crisis del 2008 y lo que era algo lógico, el mantenimiento de estas instalaciones se borró de los presupuestos de las empresas y en pocos meses lo que era una fuente de energias renovables potente fue un mero cacharro en los tejados que no servía para nada, todavía se pueden ver estas instalaciones en todo nuestro territorio.

A partir del 2010, la biomasa empezó hacer incursiones en nuestro tejido industrial y la fotovoltaica unos cuantos años antes pero en grandes proyectos de inversión a 25 años con generosos márgenes por la venta a la red eléctrica, que en Canarias gestiona Endesa.  Luego pasó lo que todos sabemos, impuestos al sol a nivel nacional justo en el momento que la tecnología fotovoltaica en todo el mundo empieza a despegar, Alemania, Italia, EE. UU. e incluso China empiezan a apostar por esta tecnología, ¿por qué? básicamente por dos cosas: ¡la disminución de CO2 y el ahorro de costes energéticos!

Todo hay que decirlo, el ahorro de costes viene motivado por una bajada de más del 80% del coste del panel y su duración en el tiempo (más de 30 años dando energía todos los días). Como anécdota puedo decir que mi primer panel suministrado para un proyecto costó 650€ y tenía una potencia de 180 Watios, mientras que ahora estamos trabajando con potencias de 500 Watios a menos de 150€. Si tenemos en cuenta que el costo energético convencional no ha parado de crecer en los últimos años, creo que todos, desde familias a empresa tendríamos que echar cuentas, más si cabe que cada año la administración regional riega de subvenciones a fondo perdido a todo el que la pida (hasta un 45% de la inversión), y este año por partida doble, fondos FEDER y presupuestos del propio Gobierno de Canarias.

La energía solar fotovoltaica es, a nivel mundial, la energía más barata y limpia de todas y no tiene apenas mantenimiento, con amortizaciones cercanas a los 5 años (sin subvención) y con un detalle significativo de nuestras islas: somos la región de Europa con más hora de sol, casi duplicando las de Alemania. Es muy triste pensar que en Alemania nos lleva la delantera con creces en la implementación de estas tecnologías; aunque sus ahorros nunca lleguen a ser los nuestros, creo que como sociedad tenemos que hacer que las acciones contra el cambio climático sean efectivas en todos los niveles, tanto en viviendas como en nuestras industrias… ya no hay excusas.

Cuando digo que no hay excusas me refiero a que, si no contamos con el capital propio para la inversión en estas tecnologías, hay varias herramientas financieras:  desde renting a leasing fotovoltaico, o incluso una que me gusta mucho, en la que un tercero hace la instalación y se encarga de todo y nos vende la energía a un precio fijo muy por debajo del coste de la electricidad convencional y pasados unos años te quedas con la instalación en propiedad. ¿En serio que no vamos a pararnos a estudiar estos métodos de ahorro y ayudar a reducir las emisiones? 

Otra de las ventajas de las energías renovables es la diversificación de la economía y la potenciación de la economía circular, ya que la mayoría de las empresas instaladoras son empresas canarias que generan cientos de empleos estables y de alta cualificación.

Creo fehacientemente que en muy pocos años, menos de 5 apostaría yo, tendremos la posibilidad de independizarnos de la red a nivel vivienda unifamiliar a precios por debajo de los 10.000€. Observando la duración de estos sistemas, nos resulta un coste de la energía por debajo del 0,04 €/kWh, y ahora no pagamos menos de 0,20€/kWh entre impuestos, peajes y costes de mantenimientos de sistemas obsoletos. Teniendo todo esto en cuenta, la diferencia es mucha y esto dará entrada a nuevos actores con tecnologías innovadoras y modelos de negocios más honrados y dinámicos que harán que los quebraderos de cabeza por los costes de energía sean cosa del pasado.

Más noticias

- Publicidad - spot_img
- Publicidad -spot_img

Últimas noticias