lunes, noviembre 28, 2022
.spot_img

-Publicidad-

Amnesia Estival

También te puede interesar

“Queremos que se mejoren las condiciones laborales de los enfermeros y enfermeras”

¿De qué manera se ha adaptado el sector de la enfermería a la situación de pandemia que hemos vivido?

 Ángela: Yo te voy a hablar desde el Colegio como vicepresidenta y como miembro de la junta de Gobierno, y de los acuerdos que se tomaron en dicha junta para ver qué podíamos hacer en estos dos años de pandemia y qué podíamos aportar nosotros desde aquí. El objetivo ha sido apoyar a todo el colectivo, denunciar a las administraciones ante la falta de recursos que hubo en primera instancia, la presión bajo la que estaban trabajando los compañeros sin medios de protección, el riesgo de contagio…

Han pasado dos años y casi que estamos igual, no en las mismas condiciones, pero con esta última sexta ola los compañeros siguen trabajando sometidos a presiones. Queremos que se mejoren las condiciones laborales, de conciliación, las económicas y de protección de los compañeros.

 Natalia: La pandemia continúa. Al personal sanitario se le ha pedido a lo largo de 2 años un gran esfuerzo y han estado ahí. Teníamos idea de lo que podía suceder, sí sabíamos lo que se nos venía encima y teníamos de ejemplo a otros países como Italia. El caso es que, a día de hoy, el personal está agotado. Después de hacer una encuesta a nivel nacional con una respuesta brutal en tan solo 5 días, se ha podido recabar información de cómo se siente el personal, los problemas que han desarrollado…

José Ángel: Fíjate tú si se ha gestionado mal la pandemia que, en España, se han contagiado el 50% de las enfermeras, algo así como 150.000 enfermeras. Algunas enfermeras, como Ángela, estuvieron en hoteles cuidando a los sanitarios que no podían entrar a sus casas, porque podían contagiar a las familias, y todo eso que se hace desde una profesión para una sociedad. Y lo único que hemos recibido de las autoridades políticas es un acto de pobreza espiritual y mental, se inventan cosas que no son ciertas y que no están contrastadas científicamente, porque, a día de hoy, mucha gente habla de la pandemia como del fútbol

ÁNGELA MARÍA ORTEGA BENÍTEZ, VICEPRESIDENTA Y
ENFERMERA, ESPECIALISTA DE URGENCIA

¿Cree usted que esta situación se podría paliar si no hubiera tantos recortes en sanidad y se apostara por una mayor plantilla de profesionales?

 Ángela: Casi que sí. Teóricamente sí, prácticamente también. Con la llegada de la sexta ola, las jornadas fueron exhaustivas, hacíamos más de 100 test de antígenos a la población diariamente. Cuando refuerzan los servicios para dar cobertura la asistencia es mucho mejor, la calidad de la asistencia es mucho mejor. En la misma línea, las estructuras no están tan bien, falta adecuar las estructuras, los espacios para atender a la población. Evidentemente, si hay una buena dotación de recursos humanos, materiales y de estructuras se puede atender a la población y dar cobertura.

José Ángel: La enfermería está pidiendo que la traten en la misma forma y condiciones que tratan al resto de profesiones en el sistema de salud. Si los enfermeros son universitarios que estudian un grado, tienen que valorarlos igual que a un periodista o a un psicólogo. La universidad forma a universitarios y no es lógico que no cuente con profesores debidamente contratados, está explotando a los profesores enfermeros a los que les pagan 500 euros por impartir 180 horas de clase.

 El Estado español ningunea a los profesores. Formamos muy buenos enfermeros, pero cada vez hay menos profesionales. Asimismo, hace falta gente formada como especialistas y hasta ahora el Gobierno no desarrolla estas especialidades.

¿Cree que estas situaciones han afectado psicológicamente a los profesionales del sector?

Ángela: A todos no, pero a la mayoría sí, porque depende de cómo cada persona afronta las situaciones. En la encuesta que se hizo a nivel del Consejo General se muestra que hay una afectación psicológica, de presión, de estrés, de depresión, hay incluso gente que quiere abandonar la profesión, porque ha sido mucha presión en muy poco tiempo. Eso no hay cuerpo ni mente que lo aguante.

¿Se están tomando medidas para que estos profesionales afectados puedan resurgir?

Ángela: Desde el Consejo General de Enfermería, en la denun cia que se le presenta al Ministerio y a las administraciones, porque parece que a las administraciones hay que estar denunciándolas constantemente cuando es algo que debe darse de por sí, se ha comenzado a negociar para que se tomen medidas. A día de hoy desconozco el desarrollo de medidas concretas.

Es importante que quede constancia que, desde la Organización colegial se está trabajando, se ha hecho una encuesta, se ha hecho un mapa de cómo está a día de hoy la población y de lo que necesita, lo cual se está comunicando y se está poniendo en la mesa de los políticos, porque es la voluntad política la que debe mover los recursos.

Asimismo, esto hay que denunciarlo en las redes sociales, no es el mecanismo ni la forma propiamente correcta de actuar de una organización, pero a nivel personal y profesional se debe denunciar como denuncian la mayoría de las personas las cosas que están sucediendo.

Natalia: El tema de las redes sociales hace mucho bien y también hace mucho mal, hay que saber gestionarlas. La denuncia tiene que ir por la vía por la que tiene que ir para que prospere. José Ángel: No se están desarrollando métodos de planificación de cara a un futuro y es por ello que los enfermeros decimos: “hasta aquí hemos llegado”. La prueba de que no se han tomado medidas es que los distintos Consejeros de Sanidad del Gobierno de Canarias, que han ocupado el cargo en estos dos años, nunca han contactado con este colegio para preguntar por la opinión de la organización colegial en relación a las distintas situaciones por las que se ha visto afectado el sector.

No ha tenido ni la preocupación, ni la ocupación de contactar con nosotros, lo que supone un desapego total al sector. Cómo puede ser que yo tenga más próximo al presidente del Gobierno de España o a la Ministra de Sanidad en Madrid que al Consejero de Sanidad de mi tierra. Eso demuestra que los políticos que gobiernan Canarias son unos cenizos.

¿Vive la población desinformada en cuanto a la situación que viven los enfermeros y enfermeras en los hospitales?

 Natalia: La encuesta realizada, junto con las diferentes denuncias que hacemos a la administración, se ponen en marcha porque queremos reivindicar, sobre todo, el respeto a la profesión por parte de los políticos, lo que quiere decir que se consoliden puestos de trabajos, no es de recibo que hayan personas trabajando 15 años en la profesión sin un puesto de trabajo fijo; que se aumenten las plazas de enfermeros en universidades para, posteriormente, aumentar plantilla en hospitales y centros de salud. Asimismo, es de vergüenza que las mujeres enfermeras no puedan conciliar su maternidad con su vida profesional, los puestos de trabajo se deben adaptar a la edad y condiciones del profesional y valorar, como se hace en otras profesiones, una jubilación anticipada

José Ángel: Lo que queremos es mejorar el sistema de salud, España es un país muy rico, es una gran potencia y debe tener los requisitos y las características de trabajo que le corresponden. Los ciudadanos españoles tienen derecho a una atención sanitaria que se acerque a lo que establecen las normas de la Unión Europea. En definitiva, estamos realizando un proceso de información a la población con esta gran encuesta que hemos hecho.

Estamos hablando con los sindicatos, estamos hablando para que podamos contarle al mundo que la pandemia sí se sabía que venía, sí se tenían normas para tener organizados los hospitales y los centros de cara a una buena atención sanitaria, se tenían normas para comprar mascarillas y trajes de protección, sí que hay legislación que obliga a tener un porcentaje dedicado a proteger a sus trabajadores, hay normas en España de seguridad laboral. No podemos decir palabras vacías como: “no sabíamos lo que iba a ocurrir”, sí que lo sabíamos, lo que pasa es que por los intereses de cada momento asumimos más ignorancia de la que había, sabíamos que era un virus que contagiaba, que teníamos que protegernos pero, ¿qué ocurre? Que el sistema no gastaba dinero porque en el momento en el que lo gastó, cuando el ébola, dejaron los materiales almacenados y como no hicieron falta en ese momento, pensaron que esta vez tampoco iba a hacer falta

NATALIA RODRÍGUEZ NOVO, MIEMBRO DEL COLEGIO DE ENFERMERÍA

Radiografía de la situación profesional y emocional de la profesión enfermera

Dos años prácticamente ininterrumpidos de pandemia por COVID han tenido un impacto demoledor en las enfermeras y enfermeros que trabajan en España. Y el problema es que no se atisba la salida porque la lucha contra el virus mantiene en un bucle asistencial a casi el 80 por ciento de los profesionales, que se ve obligado a dedicar la mayor parte de su tiempo de trabajo al COVID y no puede prestar la asistencia que querría al resto de sus pacientes.

 El resultado de tantos y tantos meses de desgaste ha tenido consecuencias muy graves para la salud metal de estos profesionales, ya que un tercio de ellos (33%) reconoce haber sufrido depresión, 6 de cada 10 confirman haber padecido insomnio (58,6%) y algo más de dos terceras partes ha tenido episodios graves de ansiedad (67,5%). Estos son algunos de los resultados y conclusiones extraídos de la mayor encuesta realizada jamás en España en el sector enfermero: han participado 19.300 enfermeras y enfermeros durante las primeras semanas de enero de 2022. Se trata del estudio “Radiografía de la situación profesional y emocional de la profesión enfermera”, que se ha presentado esta mañana en una rueda de prensa virtual en la que han participado Florentino Pérez Raya, José Ángel Rodríguez, José Luis Cobos y Diego Ayuso, presidente, vicepresidentes segundo y tercero y secretario general del Consejo General de Enfermería de España.

Tal y como han explicado, se trata de una macroencuesta histórica que pone de manifiesto la situación insostenible que vive la profesión enfermera y su creciente indignación. Tal y como ha explicado Pérez Raya, “nuestro objetivo era cuantificar y conocer con exactitud el impacto generado por el COVID-19 entre las 275.000 enfermeras y enfermeros en activo que trabajan en centros sanitarios, públicos y privados, de toda España. Los resultados conforman una radiografía fiable, rigurosa y completa de la situación emocional y profesional en el sector”. El trabajo demográfico ha sido desarrollado por el Consejo General de Enfermería de España en coordinación con el resto de la Organización Colegial al completo (Colegios provinciales y Consejos Autonómicos).

Se ha pedido la participación a través de mensajes y un emailing personalizado realizado a la base de datos de los colegiados y colegiadas y el trabajo demoscópico ha estado supervisado por los expertos del Instituto Análisis e Investigación. Florentino Pérez Raya ha aseverado que estamos ante “una radiografía rigurosa que viene a demostrar la presión asistencial y de todo tipo a la que están sometidas las enfermeras.Una situación que viene de muy atrás y que desde hace dos años se ha agravado por la pandemia del COVID”. Recordando que “España sufre un déficit crónico de enfermeras que pone en peligro el sistema sanitario y el bienestar de una sociedad cada vez más envejecida y aquejada de enfermedades crónicas, unos ciudadanos con una creciente necesidad de cuidados.

De verdad, no podemos seguir maltratando a una profesión fundamental para la salud de la población y para el futuro de la sostenibilidad del sistema sanitario, ni mantener con un número de profesionales que está a años luz de las necesidades asistenciales de la profesión, no podemos estar tan alejados de países de nuestro entorno y nivel socioeconómico como Reino Unido o Francia”.

- Publicidad - spot_img

Publicidad

Últimas noticias