miércoles, noviembre 30, 2022
.spot_img

-Publicidad-

Amnesia Estival

También te puede interesar

Rafael Hernández: “Lo que percibimos por lo que hacemos no nos da para pagar lo que nos cuesta producir”

Ser agricultor en esta parte del mundo implica que tienes que cumplir con una serie de requisitos elevados procedentes de la Unión Europea

COAG Canarias es una organización agraria cuyo principal objetivo es defender los intereses de agricultores y ganaderos del Archipiélago. ¿Qué escenario agrario atravesamos en estos momentos en los que el campo lo determina la nueva PAC, la crisis de los insumos y los abusos de la industria y la distribución?

La situación es parecida a la de años anteriores en lo concerniente a no poder trasladar al precio final los costes de producción.

En los últimos tiempos los costes se han incrementado en un 60% en la ganadería y un 50% en la agricultura. La cuestión es que con estos costes la renta agraria se estrecha, estamos trabajando a pérdidas en muchos sectores de la agricultura y sobre todo en la ganadería.

Claro está que el principal problema que tenemos en estos momentos los agricultores y ganaderos es la renta agraria. Lo que percibimos por lo que hacemos nonos da para pagar lo que nos cuesta producir. Este hecho de manera coyuntural, en un
momento determinado, se puede soportar y compensar con ayudas públicas, pero no puede ser un sistema para el largo plazo.

Nosotros entendemos que el precio de venta del producto debe cubrir lo que cuesta producir, teniendo en cuenta que tenemos una ley de Cadena Alimentaria que establece que cada agricultor debe tener un contrato que le garantice el pago en tiempo y el poder cubrir los costes de producción.

El problema es que cuanto más tarde se cumpla este objetivo, más gente se va a quedar por el camino y la realidad a día de hoy es que se hace bastante difícil mantener una actividad donde pones y no sacas.

¿Qué les transmiten los agricultores y ganaderos de Canarias?

La gente está un poco cansada, está quemada, porque claro, no se consigue avanzar. El precio de la leche por ejemplo ha subido, pero no lo necesario, lo que hace que sigan estando en pérdidas. Lo que ha subido el precio de la leche, se lo ha comido el incremento de los costes de la alimentación animal. Estamos en las mismas.

Los agricultores hacen todo lo posible por mantener las explotaciones, hacen todo lo habido y por haber, pero cierto es que todo tiene un límite.

¿Qué medidas cree usted, desde COAG Canarias, que deberían aplicarse para solucionar los problemas del campo canario?

En primer lugar, que los productores cubran lo que les cuesta producir y eso no quiere decir que los consumidores paguen más, porque nosotros tenemos datos que dejan constancia de que los productos en Canarias cuando llegan al consumidor han aumentado de media un 250 %. Eso es una barbaridad, desde que sale de la finca hasta que lo compra el consumidor no puede haber tanta distancia. Entre otras cosas, porque el agricultor está 5 o 6 meses cultivando y solo obtiene el 20-30% de lo que paga el consumidor, mientras que la comercialización que se hace en apenas una semana obtiene el 70-80% del beneficio.

Hay que equilibrar la balanza para que las rentas se repartan a lo largo de la cadena y que no siempre se esté escachando al primer eslabón, que es el que soporta el mayor peso.

Si conseguimos arreglar esta problemática otras situaciones serán más fáciles de superar. Otro problema que tenemos es la escasez de agua en algunas zonas de Canarias. Un problema que en algunos casos es estructural y al que hay que dar respuesta.

Y el tercer gran problema guarda relación con los problemas territoriales. Las normativas medioambientales en las explotaciones limitan las edificaciones, las acciones en las fincas y demás.

¿Tiene usted la sensación de que cada vez resulta más difícil incorporarse al sector agrario?

No es que tenga la sensación, es que es un hecho objetivo. En Canarias tenemos el suelo más caro de toda la Unión Europea, lo cual es comprensible hasta cierto punto porque contamos con un territorio limitado, el 40% del suelo es protegido y hay muchas limitaciones para comprar una parcela. El arrendamiento es otra forma para comenzar en la actividad agraria, pero tampoco es tan fácil. A eso hay que sumarle las dificultades en las explotaciones y en los mercados, y es evidente que no es fácil. Es una carrera de obstáculos, porque ser agricultor en esta parte del mundo implica que tienes que cumplir con una serie de requisitos elevados procedentes de la Unión Europea, tanto en el ámbito laboral, ambiental como territorial.

¿En qué incidirá COAG Canarias para intentar mejorar la situación del sector primario en el archipiélago?

La primera de nuestras líneas de trabajo tiene que ver con lograr desarrollar la ley de Cadena Alimentaria.

Segundo, que los apoyos que tenemos los agricultores estén adecuados a las necesidades de las explotaciones ganaderas y agrícolas.

Y, por supuesto, seguir trabajando y contribuyendo al sector, ayudándole en el tema de los seguros, de los recursos humanos, ampliar la formación… En fin, líneas de trabajo hay muchísimas.

- Publicidad - spot_img

Publicidad

Últimas noticias