lunes, noviembre 28, 2022
.spot_img

-Publicidad-

Amnesia Estival

También te puede interesar

Santiago Tejera: “Si queremos un transporte de garantías, y sobre todo seguro, hay que ayudar a las empresas”

La Empresa de transporte Pérez y Cairós cumplió 50 años en 2019. Es una trayectoria de medio siglo donde se pone de manifiesto que la empresa continúa, y a pesar de las circunstancias, más fuertes que nunca, mirando hacia el futuro. Más que nunca, mirando hacia el futuro.

La evolución es la que sus socios fundadores, D. Lázaro Pérez y D. Blas Cairós, han defendido siempre: una empresa basada en la confianza y en la vocación para hacer un servicio impecable. Siempre sabiendo gestionar cuáles son los factores clave de éxito para cada tipo de cliente.

Pérez y Cairós fue pionera en transporte escolar en Tenerife, en tiempos en los que realizar este tipo de servicio, más que una demanda, era un ruego por parte de las administraciones públicas. En una época en la que el transporte turístico también tenía una fuerte demanda y que, lógicamente, con las crisis padecidas, hubo muchas dificultades. Sin embargo, los socios de la empresa mantuvieron siempre la entereza y la serenidad necesarias para continuar su singladura.

Hace más de veinte años, D. Lázaro Pérez, actual propietario, entregó el testigo de la dirección de la empresa a su hijo José Francisco Pérez, quien le ha dado un impulso para poner al día las estructuras necesarias para seguir siendo competitivos. Somos casi doscientas personas en nuestra organización. Se ha renovado la flota; con más de 150 vehículos, la mayor parte dotados con plazas para personas con movilidad reducida (PMR). Se ha diversificado la actividad.

Nos hemos presentado en estos últimos tiempos con una posición bastante sólida y diferenciada, especialmente en lo referente al transporte regular especial, con énfasis en el transporte adaptado. Aunque, como ha ocurrido a todas las empresas de nuestro sector, esta pandemia nos ha dejado en una situación de mínimos de actividad y de máxima incertidumbre, porque ha caído una parte muy importante de la demanda, fundamentalmente en la vertiente del transporte discrecional y turístico. Para explicar esta situación podemos recordar las cifras sectoriales generales que tenemos en Canarias. Estamos hablando de un sector que contrata directa o indirectamente a diez mil personas, con una flota conjunta en todo el archipiélago de 4.450 vehículos, conformada por 170 empresas. El peso que tiene este sector en el PIB canario es del 8,7% y donde nos encontramos con que un 75% se dedica al transporte discrecional turístico y un 25% a transporte escolar.

Como consecuencia de la pandemia, al haberse hundido la demanda del segmento discrecional turístico, se ha arrastrado a las empresas de transportes a una situación de supervivencia extrema, soportando muchos costes fijos a pesar de tener una actividad residual. Hay que tener en cuenta que estas empresas necesitan tener una inversión para renovación constante de su flota (ya que no se permite realizar transporte escolar con vehículos superiores a 18 años), lo cual supone un enorme esfuerzo financiero proporcional a su tamaño. Sirva de ejemplo que cada guagua nueva de 55 plazas tiene un coste de adquisición del fabricante de 250.000€ mínimos.

Otro de los grandes retos a los que nos enfrentamos es la transformación digital, absolutamente necesaria para eliminar barreras de comunicación en el mercado y para y mejorar la eficacia y la eficiencia.

Si bien trabajan con mucho transporte escolar, hay servicios discrecionales relacionados con el turismo que son una fuente de ingresos para la empresa. ¿Las perspectivas a partir de ahora son positivas? ¿Qué sensación tienen?

Sólo con el transporte escolar no se garantiza la empleabilidad de toda la plantilla. Nuestro compromiso de conservar el empleo es una prioridad. Sin embargo, en las actuales circunstancias, estamos sobreviviendo gracias a los ERTEs, ya que ninguna empresa tiene a toda su plantilla activa al 100 %, porque no hay actividad para ello y los costes laborales son inasumibles. Es necesario que estas medidas de amparo y protección se amplíen y se prorroguen en el tiempo.

En cuanto al turismo, en la medida en que las restricciones a la libre movilidad continúen, la demanda seguirá deprimida y las empresas estaremos prácticamente hibernando. Las perspectivas a un año vista -una vez superada la pandemia, previsiblemente a partir de la segunda mitad de 2022-, deben ser buenas, ya que se prevé una explosión económica cuando se reactive el turismo. Mientras tanto, para la inmensa mayoría, es una incógnita saber cuánto tiempo más se podrá soportar esta situación.

¿Se han sentido ustedes apoyados por las administraciones?

Hemos tenido la necesidad de hacer pedagogía con la Administración Pública para que entendiera cuál es la nuestra situación real. El tiempo de respuesta ha sido muy largo. En muchos casos, las autoridades han estado más enfocadas a aplicar restricciones que a “ponerse en la piel del empresario” para ayudarle a superar esta grave crisis económica.

Esta lucha de visiones ha ido dando pequeños resultados en algunas cuestiones, aunque todavía quedan muchas otras materias por resolver, especialmente con la Consejería de Educación; Obras Públicas y Transportes; incluso Hacienda, entre otras. Todavía no ha sido efectivo un plan coyuntural de rescate al sector. Estamos hablando de que se nos ayude a mantener los niveles mínimos de cobertura de gastos generales fijos y, sobre todo, de empleo para poder sobrevivir mientras dure esta crisis.

El transporte escolar es una parte en la que hay que tener sumo cuidado ya que se trasporta a niños, es algo en lo que se han especializado y diferenciado con respecto de la competencia. ¿Cómo han logrado mantener esa diferenciación para que tantos centros confíen en ustedes como lo hacen hoy en día?

La primera premisa que tenemos es la seguridad, que pasa por dotarnos de los medios materiales y humanos necesarios a la altura de las exigencias de cada caso. En la vertiente humana realizamos una formación constante y permanente, diferenciando la que se orienta a tipo de transporte discrecional, con respecto a otra que se orienta a otro tipo de transporte regular especial-adaptado para personas con capacidades distintas. Por lo tanto, esta capacitación ad hoc es la que nos diferencia.

Por otro lado, la conectividad permanente de una flota adaptada a las necesidades de cada servicio es un factor importante que transmite sensación de solvencia y confianza a familiares y usuarios de estos colectivos especiales. Debemos seguir alineados en esta dirección para poder seguir alcanzando nuestros objetivos. En cuanto a los estándares normativos estamos certificados en las normas OHSAS, de calidad; sostenibilidad; medioambiente; y seguridad laboral, como formato habitual de trabajo.

El transporte adaptado también es un punto fuerte de la compañía porque, si bien dan un paso más, apuestan por la calidad y por el servicio firmemente de excelencia a estas personas que necesitan un transporte adaptado, no es tarea fácil, ¿verdad?

Hay que saber definir cuál es la programación logística ideal acorde a las circunstancias personales de cada usuario. Detectar esas características individuales, y saber adaptarlas al vehículo-servicio, requieren de una dedicación constante. Gracias a nuestra metodología, y a nuestra dedicación, conocemos cuales son las necesidades físicas y médicas de cada persona viajera y, en concordancia con los familiares y con el centro receptor, y, sobre todo, por el compromiso de toda nuestra plantilla, logramos la puesta en práctica de una planificación concienzuda.

La excelencia no se alcanza si no tienes el compromiso y la motivación adecuados. Es una moneda de dos caras: te motivas porque obtienes algo a cambio, y ese algo es el retorno y la satisfacción por el trabajo bien hecho.

La compañía siempre ha tenido un compromiso social en su ADN, ¿es así?

Nuestra Responsabilidad Social Corporativa va precisamente por ese camino, un compromiso para la integración de todas las personas en nuestra sociedad. Hay también otro tipo de transporte adaptado no escolar, que es para personas adultas no escolares, tales como unidades de recuperación y de daños cerebrales; centros de día; talleres de empleo; etc., y en ese tipo de transportes estamos muy presentes en Tenerife. Se trata de saber cuáles son esas particularidades para cumplir con nuestro compromiso social corporativo.

¿Han apostado por la innovación y las últimas tecnologías dentro de la compañía?

Gracias a la transformación digital en marcha, entre otras muchas cosas, conseguimos un flujo constante de información entre empresa y hacia el cliente, factores muy necesarios para ganar en eficiencia y competitividad. El hecho de que el cliente pueda hacer el seguimiento de un vehículo para saber cuál es nuestra capacidad de respuesta si surgiera una eventualidad; son cosas que transmiten confianza y sensación de seguridad. Esto nos obliga a tener la tecnología al día para poder definir todo esto.

Todos conocemos los servicios para particulares, grupos de personas para excursión, bodas (…) siempre están disponibles para este tipo de servicios, es una parte que se desconoce más quizá, ¿no cree?

Nosotros queremos hacer del viaje la experiencia más agradable, entretenida y segura posible. En base a nuestra experiencia histórica asesoramos en muchos casos a cualquier colectivo que nos solicite un transporte especial, aportando siempre una solución más práctica y eficiente. En este tipo de casuísticas tenemos bastante grado de penetración en el mercado con recursos humanos muy solventes, que valoramos y cuidamos con todo esmero. Nos sentimos afortunados y orgullosos de nuestros colaboradores, que nos ayudan cada día a seguir adelante con este proyecto.

Hablamos de movilidad sostenible, no podemos pretender de la noche a la mañana tener una movilidad totalmente limpia, pero la compañía sí que está intentando, dentro de las posibilidades financieras y estructurales de la propia geografía de nuestras islas, ir pasando poco a poco a una movilidad más sostenible a vehículos menos contaminantes. ¿Qué novedades hay en este sentido?

Creo que la sostenibilidad tiene que ver con el fomento de transporte colectivo. No podemos cambiar el hábito de los consumidores de la noche a la mañana, pero está probado que el transporte colectivo, por su economicidad y su seguridad, puede ser el motor de movilidad en nuestras islas y un estímulo para evitar colapsos en nuestras vías, dando así la garantía de comodidad que el usuario necesita. Estamos en un nivel de compromiso importante con el medio ambiente. Aunque por desconocimiento o interés en contrario se está “demonizando” al diésel limpio frente a otras fuentes y alternativas de energía para la movilidad, cuando precisamente los actuales vehículos de emisiones Euro VI contaminan mucho menos que muchos de los actuales vehículos de nuestro parque móvil, alguno incluso de antigüedad hasta de cinco años. En el futuro se vislumbra un transporte colectivo híbrido y/o eléctrico, según ciertas premisas, y aquí también estamos expectantes, salvando los condicionantes orográficos y de rentabilidad social.

La legislación va cambiando y con empresas como la suya son bastante rígidas, ¿no sería lógico que si se les exige tanto se les ofrecieran ayudas para que se pudiera continuar con esta labor? Más aún ahora con la crisis en la que estamos sumidos.

Esa es la gran necesidad que tiene este sector, si queremos tener un tejido empresarial sostenible y de garantías; y sobre todo seguro, hay que ayudar a las empresas.

No estamos hablando de que nos regalen el dinero, estamos hablando de: 1) Planes concretos de renovación de flota para cumplir con unos parámetros; 2) Necesidad de que continúen los ERTE mientras perduren los efectos de la COVID-19; 3) Reducción de la presión fiscal (directa a indirecta) que recae sobre el sector, así como la aplicación de incentivos fiscales a la actividad; 4) Ayudas a la inversión para la innovación y la transformación digital; , 5) Ayudas a la formación del capital humano; 6) Puesta a disposición de las empresas de transporte de infraestructuras comunes a las que tienen otros operadores regulares, por ejemplo: zonas de descanso, zonas de intercambio de viajeros, carril Bus VAO, etc.

Siempre tenemos la amenaza de entrada de operadores del exterior. Tener esta amenaza, en un sector que ya de por sí es bastante competitivo, puede traernos graves consecuencias a todos. Si la administración no regula esto de forma positiva, se convertirá en un mero recaudador de sanciones, pero no en un verdadero regulador y garante de nuestra economía. El transporte es un sector estratégico en Canarias y tenemos que “hacer ruido” para que la Administración sea consciente de lo importante que es y que las familias que viven del sector del transporte son un peso muy importante en nuestro empleo. Que un turista nos visite y disfrute de un transporte de calidad, con personal cualificado, redunda en la buena imagen de la isla. Ganar fama cuesta mucho, y una sola reclamación negativa afecta mucho a esto. No sé si las autoridades son conscientes de esta situación.

Sabemos que es un año complicado, pero ¿Cuáles son los proyectos o las líneas estratégicas de trabajo que va a tener la compañía para este 2021?

Seguir con el proceso de transformación digital que hemos emprendido; seguir con los aspectos formativos de la plantilla en materia comercial y de preparación para el tipo de transporte que hacemos. Seguir apostando por la renovación de la flota y mejorar la conectividad de la empresa con el cliente en modo online y automático, además seguir trabajando paquetes de servicio a precios cerrados a la altura de las necesidades de los clientes. 

La empresa está convencida que saldremos de esta crisis, pero necesariamente vamos a tener que contar con el respaldo, o al menos, con el no estorbo de la administración pública.

Más noticias

Empresa de Transporte Pérez cairós

- Publicidad - spot_img

Publicidad

Últimas noticias